Novela “El ángel azul”

Diapositiva1aa

Escribir es, como cualquier arte, es algo subjetivo para quien lo contempla. No obstante, para el creado resulta personal, incluso íntimo. El oficio de escribir no me interesa tanto como el arte que es el escribir en sí mismo (independientemente de si uno publica o no). Disfruto escribiendo porque no me importa si mis historias llegan a quien deberían. Me interesa mas el arte que el oficio de la misma forma que me interesan mas las personas que los roles. Y a pesar de eso, adopto el rol de amo y publico novelas. En ocasiones, para disfrutar de lo que realmente te gusta has de completar todas las casillas del juego.

Mi primera novela titulada “Perversos relatos” era una recopilación de decenas de relatos BDSM que había publicado con éxito en diferentes páginas en Internet. El éxito se mide en número de lectores, claro.

Dentro de unas semanas, saldrá una nueva novela escrita con el seudónimo de John Deybe. Esta segunda novela poco o nada tiene que ver con “Perversos relatos”, ni en el contenido ni el estilo ni aun menos en la construcción. La nueva novela se titula “El ángel azul” y es una historia de emociones y algo de sexo, ambientada en un presente distopico donde los paraguas hablan, los refrescos cantan y una gallina de dos cabezas se convertirá en un despótico tirano que gobernará el futuro… si nuestro enamorado protagonista no consigue evitarlo. ¿Enamorado? Ni el mismo lo sabe, debatiéndose entre el amor y la pasión. “El ángel azul” no es una novela de amor, pero habla sobre el amor imposible entre un escritor de mediana edad y una joven de diecisiete años. Tampoco es una novela erótica pero el sexo es una constante en la historia. Aun menos es una novela surrealista pero el surrealismo impregna todos los capítulos del libro. Como si juntásemos “Lolita” con “La espuma de los días” y le diésemos unas pinceladas de “Regreso al futuro” y cualquier película de los Monty Phyton.

Os podría recomendar que leáis esta novela. Decididlo vosotros pero os aseguro algo: si os metéis en esta historia, no lo lamentareis.

firma john deybe

Anuncis

Dominar des de la quotidianitat (Dominar desde la cotidianeidad)

Captura

No sóc amo de fetitxes, no ho sóc de multituds ni condicions. El meu procedir a la dominació sobrevola tot allò de quotidià que hi ha a la meva(nostres) vida(s). Una masmorra o un vestit de làtex no m’estimulen, és més, corro el risc que tot això (que per a mi és visual) provoqui una desconnexió amb tot allò que estic fent al moment. Ser amo en la quotidianitat no vol dir ser menys amo. Un futbolista pot ser igual de competent ple de tatuatges, anells i estilismes que sense ells. Per a mi, al BDSM passa una cosa semblant. Masmorres, vestits, segons que artefactes o conductes, són com aquests tatuatges, anells o estilismes: no m’aporten. Tot i que he d’aclarir que parlo de la meva manera de procedir, del meu mecanisme intern. No parlo del BDSM. Respecto i admiro aquells que són capaços de trobar en tot això, una mena de combustible que els fascina i els anima. No és el meu cas.

En mi novela “Perversos relatos” (a la venta en AMAZON) no hay mazmorras, no hay fetiches, no hay parafernalia BDSM, ahora me doy cuenta de que todo cuanto sucede en esos relatos es cotidiano, nace de mi forma de entender el BDSM.

Què vol dir ser un amo des de la quotidianitat? La meva dominació es basa en quelcom intel·lectual on tot el que és accessori, sobra. Si em trobo amb una submisa a la qual li agraden els fetitxes, les masmorres o certa parafernàlia, m’adapto sempre que cregui que ella val la pena. Perquè el BDSM també és això: sacrifici. I els amos també hem de sacrificar-nos. El secret consisteix a trobar aquest punt intermedi a on el sacrifici no sigui tal que ens faci trair: a nosaltres mateixos, a la nostra essència. Hi ha milions de dominants i milions de dominats: seguiu buscant, no ús traïu a vosaltres mateixos. Ni al BDSM, ni al sexe, ni a l’amor, ni a la vida.

Tot i que repeteixo que aquesta és la meva manera de procedir i que no té res a veure amb allo que significa BDSM perquè, com tot procés on hi ha intel·lectualitat, cada persona ho viu d’una manera diferent. També perquè, com he defensat sempre, el BDSM no és una cosa única que només es pugui executar d’una única manera.


No soy amo de fetiches, no lo soy de catervas ni condiciones. Mi proceder en la dominación sobrevuela todo cuanto de cotidiano hay en mi (nuestras) vida(s). Una mazmorra o un traje de látex no me estimulan, es más, corro el riesgo de que todo eso (que para mí es visual) provoque una desconexión con cuanto estoy haciendo en ese instante. Ser amo en lo cotidiano no significa ser menos amo. Un futbolista puede ser igual de competente lleno de tatuajes, anillos y estilismos que sin ellos. Para mi en el BDSM sucede algo parecido. Mazmorras, trajes, según que artilugios o procederes, son como esos tatuajes, anillos o estilismos: no me aportan. Aunque debo aclarar que hablo de mi forma de proceder, de mi mecanismo interno. No hablo del BDSM. Respeto y admiro a aquellos que son capaces de encontrar en todo eso, una especie de combustible que les fascina y los anima. No es mi caso.

A la meva novel·la “Perversos relatos” no hi ha masmorres, no hi ha fetitxes, no hi ha parafernàlia BDSM, ara m’adono que tot allò que succeeix als relats és quotidià, neix de la meva manera d’entendre el BDSM.

¿Qué significa ser un amo desde lo cotidiano? Mi dominación se basa en algo intelectual donde todo cuanto es accesorio, sobra. Si me encuentro con una sumisa a la que le gustan los fetiches, las mazmorras o cierta parafernalia, me adapto siempre y cuando crea que ella vale la pena. Porque el BDSM también es eso: sacrificio. Y los amos también debemos sacrificarnos. El secreto consiste en encontrar ese punto intermedio donde el sacrificio no sea tal que nos haga traicionarnos a nosotros mismos, a nuestra esencia. Hay millones de dominantes y millones de dominados: seguid buscando, no os traicionéis a vosotros mismos. Ni en el BDSM, ni en el sexo, ni en el amor, ni en la vida.

Aunque repito de nuevo que esta es mi forma de proceder y que nada tiene nada que ver con lo que significa BDSM porque, como todo proceso donde hay intelectualidad, cada persona lo vive de una forma diferente. También porque, como he defendido siempre, el BDSM no es algo único que solo pueda ejecutarse de una única manera.

cooltext288592119786656

Literatura BDSM

Escriure relats sobre temàtica BDSM pot semblar complex d’encaixar en la literatura popular precisament perquè el BDSM no és popular. En l’altre costat de la balança tenim la curiositat de molta gent per allò que significa el BDSM. Un relat, com a part del que entenem per ficció, pot ajudar-los a comprendre aquest món, còmodament asseguts al sofà, en la seguretat que poden tancar el llibre quan sentin que la seva raó està en perill.

Quan publicava els relats que componen “Relatos Perversos” a Internet, hi havia lectors que, a banda d’immerescuts afalacs, també criticaven amb feresa el fet que no eren el tipus de relat que ells buscaven per al seu moment d’onanisme nocturn. Com a lector, qualsevol expressió literària et pot agradar, o no. No escric per agradar a tothom i si aquests relats poden torbar massa o no ajudar a masturbar, ho sento. Però és impossible acontentar a tothom. Malgrat això, espero que aquesta recopilació de relats (realment perversos) us agradin tant com a mi em va agradar de construir al seu moment i ara m’ha agradat revisar, ampliar i publicar.

Captura1

Escribir relatos sobre temática BDSM puede parecer complejo de encajar en la literatura popular precisamente porque el BDSM no es popular. En el otro lado de la balanza tenemos la curiosidad de mucha gente por lo que significa el BDSM y un relato, como parte de lo que entendemos por ficción, puede ayudarles a comprender este mundo, cómodamente sentados en su sofá, en la seguridad de que pueden cerrar el libro cuando sientan que su razón está en peligro.

Cuando publicaba los relatos que componen “Relatos Perversos” en Internet, había lectores que, aparte de inmerecidos halagos, también criticaban con fiereza el hecho de que no eran el tipo de relato que ellos buscaban para su momento de onanismo nocturno. Como lector, cualquier expresión literaria te puede gustar, o no. No escribo para gustar a todo el mundo y si estos relatos pueden turbar en demasía o no ayudar masturbar, lo siento. Pero es imposible contentar a todo el mundo. A pesar de ello, espero que esta recopilación de relatos (realmente perversos) os gusten tanto como a mí me gustó de construir en su momento y ahora me ha gustado revisar, ampliar y publicar.

cooltext288592119786656

eBook “Perversos relatos” a la venta en AMAZON

La versión eBook de “Perversos relatos” ya está a la venta en AMAZON. En los próximos días saldrá a la venta la versión impresa.

“Perversos relatos” es una recopilación de los relatos sobre BDSM que he ido publicando en Internet a lo largo de los últimos años. Han sido revisados, ampliados y todos tienen anotaciones del autor.

Espero que os guste.

Captura

La versió eBook de “Perversos relatos” ja es a la venda en AMAZON. Properament sortirà a la venda la versió impresa.

“Perversos relats” és una recopilació dels relats sobre BDSM que he anat publicant a Internet al llarg dels darrers anys. Han estat revisats, ampliats i tots tenen anotacions de l’autor.

Espero que us agradi.

“Perversos relatos”, la portada

Captura

Ja tenim portada. Gràcies a tothom per ajudar-me a escollir el disseny de portada, especialment a Lorena Stanford per cedir-me els drets de la imatge, feta a Clandestino Barcelona Fetish Rooms.

La novel·la estarà disponible d’ací a poc temps en Amazon (en versió impresa i també en e-book).


Ya tenemos portada. Gracias a todo el mundo por ayudarme a escoger el diseño de portada, especialmente a Lorena Stanford por cederme los derechos de la imagen, tomada en en Clandestino Barcelona Fetish Rooms.

La novela estará disponible en breve en Amazon (en versión impresa y también en e-book).

Els nostres pitjors censors (nuestros peores censores)

Revisant els relats eròtics que he publicat a internet durant tots aquests anys (per una recopilació que s’hi publicarà d’aquí a poc), m’he adonat de com els temps canvien alhora que canvia la nostra percepció d’allò que és políticament correcte o no. Fa quinze anys no em preocupava ser políticament incorrecte, ésser dur o agressiu als meus relats. Ara, en revisar-los em sorprenc a mi mateix rebaixant el to, canviant paraules per altres més suaus. Aquesta societat malaltissa de la cosa políticament correcta ens ha convertit en els nostres pitjors censors.

El títol de la recopilació serà “Perversos relatos” i sóc conscient que per la natura d’alguns dels relats, més d’un se sentirà ofès fins al punt de criticar o denunciar. Molta gent no s’adona de la diferència entre ficció (o art) i realitat. S’omplen la boca dient que l’artista provoca dintre la ficció, actes reals a gent real.

Qui diu això és un ximple, tan ximple com tanmateix jo que no puc autocensurar-me.

Maleït segle XXI.


(Traducción al castellano) Revisando los relatos eróticos que he publicado en internet durante todos estos años (por una recopilación que se publicará de aquí a poco), me he dado cuenta de cómo los tiempos cambian a la vez que cambia nuestra percepción de aquello que es políticamente correcto o no. Hace quince años no me preocupaba ser políticamente incorrecto, ser duro o agresivo en mis relatos. Ahora, al revisarlos, me sorprendo a mí mismo rebajando el tono, cambiando palabras por otras más suaves. Esta sociedad enfermiza de lo políticamente correcto nos ha convertido en nuestros peores censores.

El título de la recopilación será “Perversos relatos” y soy consciente de que, por la naturaleza de algunos de los relatos, más de uno se sentirá ofendido hasta el punto de criticar o denunciar. Muchos no se dan cuenta de la diferencia entre ficción (o arte) y realidad. Se llenan la boca diciendo que el artista provoca, dentro la ficción, actos reales en gente real.

Quién dice esto es un tonto, tan tonto cómo yo que no puedo dejar de autocensurarme.

Maldito siglo XXI.

cooltext288592119786656