Els nostres pitjors censors (nuestros peores censores)

Captura

Revisant els relats eròtics que he publicat a internet durant tots aquests anys (per una recopilació que s’hi publicarà d’aquí a poc), m’he adonat de com els temps canvien alhora que canvia la nostra percepció d’allò que és políticament correcte o no. Fa quinze anys no em preocupava ser políticament incorrecte, ésser dur o agressiu als meus relats. Ara, en revisar-los em sorprenc a mi mateix rebaixant el to, canviant paraules per altres més suaus. Aquesta societat malaltissa de la cosa políticament correcta ens ha convertit en els nostres pitjors censors.

El títol de la recopilació serà “Perversos relatos” i sóc conscient que per la natura d’alguns dels relats, més d’un se sentirà ofès fins al punt de criticar o denunciar. Molta gent no s’adona de la diferència entre ficció (o art) i realitat. S’omplen la boca dient que l’artista provoca dintre la ficció, actes reals a gent real.

Qui diu això és un ximple, tan ximple com tanmateix jo que no puc autocensurar-me.

Maleït segle XXI.


(Traducción al castellano) Revisando los relatos eróticos que he publicado en internet durante todos estos años (por una recopilación que se publicará de aquí a poco), me he dado cuenta de cómo los tiempos cambian a la vez que cambia nuestra percepción de aquello que es políticamente correcto o no. Hace quince años no me preocupaba ser políticamente incorrecto, ser duro o agresivo en mis relatos. Ahora, al revisarlos, me sorprendo a mí mismo rebajando el tono, cambiando palabras por otras más suaves. Esta sociedad enfermiza de lo políticamente correcto nos ha convertido en nuestros peores censores.

El título de la recopilación será “Perversos relatos” y soy consciente de que, por la naturaleza de algunos de los relatos, más de uno se sentirá ofendido hasta el punto de criticar o denunciar. Muchos no se dan cuenta de la diferencia entre ficción (o arte) y realidad. Se llenan la boca diciendo que el artista provoca, dentro la ficción, actos reales en gente real.

Quién dice esto es un tonto, tan tonto cómo yo que no puedo dejar de autocensurarme.

Maldito siglo XXI.

Anuncis

La primera vegada (relat)

cerveza-peroni-gran-reservaElla està seguda enfront meu (o jo enfront seu), una taula que ara té dues cerveses quasi buides ens separa. Hem parlat, parlem i parlarem de diferents temes però, sobretot, parlem de dominació i submissió. Un dels dos vol dominar a l’altre tot i que potser no succeirà avui. Sóc jo aquesta persona, per descomptat, el llop que mira a la seva presa amb curiositat i gana. Parlo, escolto i no puc separar la vista dels seus mugrons marcant-se sota la roba, hipnòtics, a cada moment que passa, a cada glop de cervesa, els seus mugrons es marquen més, a mesura que parlem, com si estigués cada vegada més excitada. Ho està. Li he dit (potser manat) que vingui sense sostenidors, ha obeït. Li dic (potser la mano) que s’apropi, ella em mira i durant el breu segon de dubte raonable, em torna la mirada quasi espantada. No li he ordenat, només li he dit, però ella ara té la mateixa capacitat de resposta que si el seu amo li hagués ordenat quelcom. No es nega i s’apropa. Agafo per sobre de la tela un dels seus mugrons que estrenyo amb força. M’agrada. La seva mirada, clavada a la meva, passa de plaer a plaer incòmode. Deixo anar el seu mugró i ella baixa la vista com si hagués fet una travessura infantil que comportarà el fet de marxar a dormir sense les postres. Li agrada però també la incomoda, estem a un bar buit i els cambrers no ens poden veure. Li torno a dir que s’apropi. Aquesta vegada ja no dubta, ho fa amb un mig somriure. Agafo l’altre mugró i estrenyo. Ella es mossega el llavi però no desvia la vista.

Allà mateix li hauria tret la roba que portava i l’hagués usat pel meu plaer a sobre la taula que ens separa.

Quan hem començat a parlar, fa una hora, ens separaven més coses que no només la taula d’un bar, de fet era una muralla invisible inconscientment construïda amb records del passat, potser amb dubtes del present que impedeixen qualsevol futur. Però la conversa ha despertat la seva curiositat i la muralla s’ha desfet a poc a poc, com paper sota una forta pluja semblant a la que observem ara tots dos, refugiats a l’interior del bar. No puc deixar d’imaginar que estic enfront d’una submisa sense experiència a la qual puc acompanyar a un món desconegut per ella. Penso fer-ho, donar-li tot el plaer que sigui capaç. I és que ara és la meva feina.

Continua plovent i aquesta pluja treu el llop més fosc que porto dins. La observo, porta amb un vestit fosc, les seves cames es mostren espectaculars, enfundades en unes mitges negres de les quals puc veure fins i tot part del portalligues. És una dona preciosa, a mi m’ho sembla. També intueixo que serà una magnifica submisa. I és per tot això que mentre parlem l’única cosa que passa pel meu cap es portar-la a casa meva, lligar-la, aixecar la seva faldilla i follar-li el cul per acabar corrent-me a dins i que noti la llet calenta a les seves entranyes.

Que sàpiga, realment, a qui pertany.

Records (Recuerdos)

El següent text ho vaig publicar a la web todorelatos.com fa aproximadament vint anys. Ho he recuperat per casualitat, perquè estic fent una recopilació dels meus relats i aquest, en certa manera, no acaba d’encaixar al conjunt. De tota manera, em sembla una interessant reflexió sobre el fracàs i la mentida. Ara que ho rellegeixo m’adono que no sóc la mateixa persona, tant literàriament com a amo. Abans entenia el fracàs com quelcom aliè al meu (o principalment aliè). Ara intento aprendre del fracàs i entendre els motius de la forma més objectiva. La joventut és letal.


(Traducción al castellano) El siguiente texto lo publiqué en la web todorelatos.com hace aproximadamente veinte años. Lo he recuperado por casualidad, porque estoy haciendo una recopilación de mis relatos y este, en cierta manera, no acaba de encajar en el conjunto. Pero me parece una interesante reflexión sobre el fracaso y la mentira. Ahora que lo releo me doy cuenta de que no soy la misma persona, tanto literariamente como amo. Antes entendía el fracaso como algo ajeno a mi (o principalmente ajeno). Ahora intento aprender del fracaso y entender los motivos de la forma más objetiva. La juventud es letal.




ACERCA DE LAS FALSAS SUMISAS

He conocido gente de toda raza y condición. La mayoría de esas personas vinieron a mí, en pocos momentos fui yo a por ellas, ahora no soy capaz de recordar cuando sucedió que. He conocido a tantas personas que mis recuerdos se enmarañan, mezclando nombres, caras, momentos y lugares. Aunque cuando acudo a esa memoria, rara vez acierto. Algunas de esas personas leerán estas líneas y creerán que menosprecio cuanto sucedió porque el olvido es la peor consecuencia. Nada más lejos de mi intención. Todas las personas (mujeres) con las que traté a lo largo de mi vida han sido importantes para mí, ya estuviésemos tomando un inocente café y hablando de dominación (y por ende, de sumisión) o ya estuviesen atadas en el suelo, inmovilizadas y a mi merced. Todas fueron igual de importantes. Y os preguntareis porque hablo en pasado. La respuesta es simple: porque aun me queda por conocer, demasiado por vivir. El pasado es una parte de nuestra vida que, por muy importante que sea, sigue siendo insignificante contra el poder del presente. Aunque este relato cuenta sobre el pasado. ¿Y el futuro? Espero que a eso dependa de vosotros porque la sorpresa hace un más importante el presente

Durante todo el tiempo que he publicado relatos se acercaron hasta mí personas de toda raza y condición. Muchas de ella no han resultado ser lo que decían y, a pesar de eso, nunca las culpé: vivían en su mundo y creían poder traspasar el umbral con la comodidad y facilidad con la que te haces un café un sábado por la mañana.

Mientras escribo estas líneas, un sábado por la mañana, estoy leyendo los correos que me ha enviando mis lectores mientras escucho a U2. Es curioso, hay artistas que despiertan mi más profunda inquietud intelectual, aunque pueda reconocer que todos son unos falsos intelectuales. U2, Woody Allen o incluso Bukowski son algunos de ellos. Falsos intelectuales nacidos en la calle y elevados a los altares de la admiración. Su intelectualidad es fácil y nos hace sentir más listos de lo que en realidad somos.

Eso no es malo.

De la misma manera que existen falsos intelectuales, también existen falsas sumisas. Mujeres que despertaron en mí a mis más insondables instintos y consiguieron engañarme maquillando su mediocridad con fantásticas promesas. Lo sé, debería haber reconocido el engaño, pero sucede que también soy humano. Todos estos años dominando y sometiendo no han conseguido que mejore en mi manera de afrontar todo esto. Sigo confiando en las personas, incluso más que en mi mismo.

También puede suceder que sea yo el falso amo, el mediocre, el que cree que simplemente con levantar una mano puede conseguir que media docena de sumisas se arrodillen a mis pies.

¿De quien es la culpa? En el fracaso no hay un único culpable. Y mientras existan las falsas sumisas, existiremos los amos equivocados.

Hace años conocí a la que podría ahora definir como la más perfecta falsa sumisa, se trataba de una mujer de cuarenta años, vivía en Castellón (debo aclarar que yo vivo en Barcelona) y contacté con ella por pura casualidad a través de un chat. Lo que más me sorprendió fue su seguridad acerca de casi todo, quizás fue por eso (y por mi inexperiencia en aquella época) que no vacilé en coger mi coche e ir a Castellón. Era el mes de Julio y yo estaba de vacaciones, me quedaban dos días y pensé que podía resultar una buena manera de gastarlos.

Cuando llegué a Castellón y la vi me di cuenta de que todo cuanto me había dicho era mentira. No era joven, tampoco delgada, ni aun menos guapa. Os cuestionareis ahora mi “ética” juzgando a las personas por su físico. Pero no: poco importa si una sumisa es joven, delgada o guapa. He tenido sumisas de toda raza y condición.

Pero lo que no soporto la mentira.

No obstante, imaginé que también podía resultar divertido hacerle pagar por ello así que fuimos a un motel de carretera y nada más cerrar la puerta la obligué a arrodillarse.

—Chúpamela —ordené.

Ella negó con la cabeza. Todas sus promesas, todas esas fantásticas intenciones, toda su firmeza no era más que una muralla que podía derribarse con la primera orden. En una ocasión me había dicho “soy la mejor sumisa que encontrarás nunca”.

El problema de frases como esa es que cualquiera puede decirlas, pero casi nadie puede cumplirlas.

La agarré con fuerza del pelo y la obligué a que me la chupase, lo hizo torpemente, proporcionándome más dolor que placer así que le arranqué toda la ropa y la tiré encima de la cama. Entonces me dirigí a mi bolsa y comencé a regirar en busca de las cuerdas.

Ella comenzó a gritar.

—¿Qué sucede ahora? —pregunté.

—¿Qué guardas en la bolsa? —preguntó aterrada.

¿Qué diablos iba a guardar? ¿Una sierra mecánica? Saqué las cuerdas y se las enseñé, después la até a la cama y le puse unas pinzas en los pezones. Sus pechos eran grandes, pero sin pezón apenas. Me costó dios y ayuda, aunque a los dos segundos ya me suplicaba que se los quitase. Debo decir que había salido precipitadamente de casa y no había encontrado más que una especie de pinzas de ropa de plástico en un área de servicio de la autopista que apenas oprimían más que un malintencionado pellizco infantil. La mejor de las sumisas, la que había soportado mil y un castigos me suplicaba que le quitase unas pinzas que harían sonreír a un bebé. Le quité las pinzas y la azoté un poco, pronto descubrí que eso tampoco podía soportarlo.

No aguantó nada de cuanto hicimos. Ni tan siquiera mi polla pudo entrar en su ano que “teóricamente” había albergado cientos de pollas (o la misma polla cientos de veces, no lo recuerdo ahora).

Tuve que contentarme con correrme en sus tetas, ver como se duchaba mientras con su conversación dudaba de que yo fuese amo. Después la llevé en coche a su casa.

Cuando la dejé me quedé sentado frente al volante mirando al horizonte. Perplejo y desorientado. Había estado con una falsa sumisa y había conseguido que me sintiera como el más falso de los amos.

Una situación como esta sucede más veces de las que deseamos. Pero con el tiempo nos acostumbramos, quizás aprendemos.

Deberíamos aprender.

Cuando encontréis un nuevo amo o una nueva sumisa (o una nueva ama o un nuevo sumiso), olvidad vuestra soberbia y exponed simplemente toda la verdad acerca de vuestras experiencias vividas. Nadie os rechazará por ello. Que no os asuste el no saber nada del tema. La gente con experiencia preferimos una sumisa novata a una sumisa experta.

Pero nunca mintáis.

De la misma manera que existen falsas sumisas también existen falsos amos y todos ellos están abocados al fracaso más absoluto. Con la mentira como cimientos apenas se puede construir nada estable, ni tan solo una simple sesión de cinco minutos. La auténtica sumisa es la que se siente sumisa. La experiencia es irrelevante. Es solo un dato. Recordad eso.

Os lo cuenta un humilde amo.

La nadadora (relato breve)

piscina

Cada vez que entro en la piscina soy incapaz de reconocer a nadie, ni tan siquiera podría reconocer mi verdugo, aunque estuviese apuntándome directamente con su arma. Las gafas graduadas, tras las que me escondo del mundo, están ahora en la taquilla y han sido sustituidas por unas ridículas gafitas de natación que apenas permiten vislumbrar algunas sombras. Por suerte, conozco el camino. Aunque cuando entro en la piscina, lo que entiendo como ese desenfocado mundo desaparece ante mis ojos, sustituido por una total distorsión. El agua tampoco ayuda, además. Podría estar nadando junto a un perro que lucha por no morir ahogado y yo continuaría con mis brazadas, imaginando que es otro nadador más, con un estilo de natación descoordinado quizás. Podría acabarse el mundo, desplomándose apocalípticamente el techo sobre mi cabeza y yo continuaría nadando, a no ser que un cascote me golpease en la cabeza. Dentro del agua no veo nada y nada es lo que escucho, con esos tapones encajados en mis oídos escondidos bajo el incómodo gorrito de natación.

Cuando nado, el mundo desaparece, por eso me gusta nadar.

Habitualmente, me cruzo con algunas personas en el vestuario, ocasionalmente les saludo con un movimiento de cabeza. No me gusta hablar con desconocidos, prefiero que continúen en cualquier territorio lejano a mi vida. No obstante, cuando entro en el agua, la misma voz femenina me saluda siempre. Ella dice “Hola” y yo contesto “Hola”. No sé quién es, desconozco su edad y, aunque pudiese ver su rostro, ella lleva también un gorro y unas gafas que distorsionan cualquier rastro de belleza. Lo único que puedo adivinar es que lleva un bañador verde y tiene una bonita figura. Aunque, ¿qué puedo saber yo? Ella solamente vive en mi agradable mundo de silenciosa distorsión, un mundo acuático donde los problemas se olvidan, donde la gente no te molesta con incomodas preguntas, donde el desamor no existe.

No voy a nadar porque deba, tampoco acudo para que la mujer de bañador verde me salude. Nado porque en el agua, casi ciego y casi sordo, sin gravedad ni ropa que aprieta mi cuerpo, soy feliz. Nado porque vuelvo a lo que imagino es ese vientre materno de donde nunca debí salir.

Y entonces, un día, la mujer se acerca a nadando hasta mí y me pregunta cómo me llamo. Rompiendo mi silenciosa fantasía en mil pedazos. Le digo mi nombre y ella me dice el suyo. Después comienza a nadar y yo la sigo, aunque pronto olvido su nombre.

Al salir de la piscina, acostumbro a detenerme en un bar donde compro una botella de agua. Estar todo el mañana sumergido en agua me provoca sed. Menuda contradicción. A esa hora suelen estar las mismas personas consumiendo siempre lo mismo. La rutina de los aburridos: un tipo gordo con la camisa fuera del pantalón que bebe una cerveza, una anciana encorvada sobre un café y una mujer bebiendo un refresco. Nunca hablo con ellos. ¿Para qué? Aunque hoy me fijo en la mujer. Es hermosa, con una belleza peculiar imposible de olvidar, con ese flequillo que le tapa casi media cara, que le otorga una personalidad arrolladora. ¿Por qué no me he dado cuenta antes?

Ella me mira, tampoco me había mirado antes, o al menos en mi mundo yo nunca reparé en ello.

¿Cómo te llamas?“, pregunto.

Y entonces la mujer, sin dejar de sonreír, me dice su nombre. El mismo de la mujer del bañador verde.

Es ella, me digo devolviéndole la sonrisa, forzándome a salir de mi universo.

Bien Alejandra, buena sumisa

Su rostro era la quintaesencia de todo cuanto asociamos a lo angelical. Podría haber sido una modelo de pasarela, una virgen pintada por Murillo o la relaciones públicas del mismísimo demonio. Podría haber hecho lo que quisiese con quien quisiese porque tal era su hermosura que las voluntades de hombres y mujeres quedaban anuladas al instante de verse reflejados en aquellos ojos azules. Alejandra era joven, hermosa y decidida. Lo cual acaba siendo la peor de las combinaciones posibles, la más letal para todo aquel que no fuese ella misma. Sus ojos eran de un azul cristalino, coronados por dos cejas con personalidad, nariz pequeña, rasgos perfectos y unos labios carnosos que ella manejaba como arma de destrucción masiva.

58ff2c9e-7fc6-42a1-8a9e-c3465bb15ca8-1

Y, no obstante, esta diosa está ahora a mis pies, literalmente, desnuda y con las manos atadas a la espalda. Mirándome en actitud sumisa, puedo advertir un leve temblor en su cuerpo, quizás sea miedo, excitación o que sus desnudas rodillas reposan sobre la superficie de la fría bañera. ¿Qué importa? Hemos decidido que ese es el escenario que ella soñaba. Yo soy amo y, por supuesto, ella va a conseguir llevar ese deseo hasta la más cruda realidad. Porque es mi esclava.

-Abre la boca, sumisa -ordeno.

Alejandra obedece, abriendo la boca, entonces introduzco mi pene entre sus labios, lentamente pero hasta el fondo, sin previo aviso. Ahí está la primera arcada. Veo el estómago de Alejandra convulsionándose y su garganta hinchada. Retiro mi pene y Alejandra tose, a continuación escupe contra el suelo de la bañera. Ha llegado el momento de que el ángel demuestre que, en realidad, es la peor de las diablesas. Me observa y vuelve a abrir la boca.

Bien Alejandra, buena sumisa.

Vuelvo a introducir mi pene pero esta vez no hasta el fondo. Voy a dejar que chupe un rato, a su ritmo. No lo hace mal, es más, diría que es una gran feladora porque tiene las manos atadas a la espalda y lo hace mas que bien. En un momento determinado saco mi pene de su boca y, tirando con fuerza de su pelo, le recuerdo que tiene una lengua y tiene que usarla. Vuelve a chupar, ahora jugando con la lengua.

Bien Alejandra, buena sumisa.

Entonces, sin aviso, cojo su cabeza y le clavo mi pene hasta el fondo de su garganta, ella tose y vuelve a tener una arcada pero, en esta ocasión, dejo mi pene en el límite unos segundos más. Alejandra se convulsiona pero no puede hacer nada, respirando con fuerza por su nariz para no ahogarse. Saco mi pene y Alejandra tiene una pequeña arcada, algo sale de su boca, babas y restos del desayuno, estrellándose contra el suelo de la bañera.p. Sus maravillosos ojos azules están ahora enrojecidos y sigue escupiendo y respirando con dificultad, como si un poder invisible la hubiese golpeado en el estómago. Entonces levanta la vista hasta míy vuelve a abrir la boca.

Bien Alejandra, buena sumisa.

Vuelvo a meter mi pene en su boca, esta vez cojo la parte superior de su cabeza con una mano y su garganta con la otra. Ha llegado el momento así que comienzo a follar su boca con fuerza, ella aguanta estoicamente. De vez en cuando saco mi pene para que pueda escupir o vomitar pero entonces vuelvo a follar no su boca, sino su garganta. Hasta el fondo. Alejandra está llorando pero aguanta, su barbilla, sus pechos, su estómago y sus muslos están llenos de babas y más restos del desayuno. Ese escenario no me impide seguir follando con fuerza su boca hasta que noto como el orgasmo está a punto de visitarme. Se lo digo mientras meto mi polla en su garganta todo lo que ambos somos capaces. Mi semen se desliza por la garganta de mi sumisa Alejandra. Saco mi polla y Alejandra comienza a toser, su rostro está lleno de lagrimas y babas. Entonces me mira y abre la boca para demostrar que se lo ha tragado. Después sonríe como el ángel que nunca ha dejado de ser.

Bien Alejandra, buena sumisa. La mejor sumisa, en realidad.

09657834-fb78-457a-967b-fe5c4c1a16ae-1

Las fotos (relato)

Era una mujer alta, más que cualquier otra, más alta incluso que la mayoría de los hombres. Su cuerpo era proporcionado, tirando a delgada y con un piercing coronando su hermoso estómago, apresando la parte superior del ombligo en forma de diamante. Su rostro era hermoso, con dos luminosos ojos azules, los labios pintados de rojo y el pelo rapado casi al cero, de un blanquecino rubio. Era una mujer de esas que obligaban a cualquiera a girar la cabeza para seguir mirándola unos segundos más. Ella era consciente, claro. La hermosura abunda en la vida en igual medida que la fealdad, aunque la autenticidad, en una sociedad como la nuestra, es una joya imposible de encontrar y la mujer alta, ajena a modas y añadidos, era auténtica por todos los costados.

La mujer, ahora desnuda, se tumbó en la cama. A su lado habían unas pinzas de ropa. También un teléfono móvil que tenía pensado utilizar a modo de cámara de fotos. La mujer cogió aire por la boca y colocó la primera pinza en uno de sus pezones, el dolor resultaba tolerable aunque también era consciente de que no podría aguantar por mucho tiempo. Una nueva pinza en el otro pezón. El dolor, a medida que se intensificaba, se convertía en placer también. Entonces colocó una de las pinzas en su sexo, perfectamente depilado. El dolor era ahora mayor a que el placer. Pero continuó, más pinzas mientras sus dedos entraban y salían de su vagina, de su ano. El dolor y el placer alcanzando el límite de lo insoportable.

Entonces cogió el teléfono móvil y, apuntando en dirección al espejo donde ahora se reflejaba, hizo todas las fotos que pudo, hasta alcanzar un poderoso orgasmo que arrancó el teléfono de sus dedos. Exhausta, cerró los ojos mientras quitaba las pinzas.

Entonces envió todas las fotos a su amo. “Buena sumisa”, contestaría él, como siempre. La mujer sonrió satisfecha.

Todo tal y como le había ordenado su amo.

Voyeur (relato breve)

4063833
“NYC 1982” del fotógrafo Miron Zownir

No nos conocemos. O, mejor debería haber dicho que nunca nos hemos visto en persona. Hemos hablado si, varias veces y, pese a algunas diferencias, hemos entendido que buscamos lo mismo. Llego a la puerta de tu piso, ya me estás esperando, nerviosa. Hemos dicho que nada diríamos así que me coges de la mano simplemente y con la guía de ese breve pedazo de piel húmeda y caliente, me conduces hasta una habitación, es tu dormitorio. Hay una silla frente a la cama, tal y como habíamos acordado también. La estancia está en penumbra, temblorosamente iluminada por media docena de velas, colocadas estratégicamente, supongo. Me quito el abrigo y tomo asiento. Tu te diriges a la cama, vestida con un bonito traje azul que imagino has escogido después de muchos otros. Te das la vuelta y comienzas a quitártelo. No digo nada, solo me esfuerzo para que, ni tan siquiera, adviertas esa ansiedad que hace que mis manos tiemblen involuntariamente. Estas completamente desnuda y comienzas a girar sobre ti misma, comenzando un extraño baile, acercándote y alejándote de mí, mostrándome cada rincón de tu cuerpo, cada pliegue de tu piel, cada olor. Solo eso porque no puedo tocarte, no quieres que te toque. Eso es lo que hemos acordado. Entonces te tumbas en la cama y abres las piernas, mostrándome tu sexo maravillosamente húmedo. Levantas un momento la cabeza y sonríes, luego vuelves a bajarla y comienzas a masturbarte. Yo te observo mientras mi pene lucha contra la tela que le impide salir de su prisión e ir a tu encuentro. No debo tocarme, solo mirarte. Observar como gimes y te revuelves, como tus dedos rodean tu sexo, frotan tu clítoris y finalmente se introducen en tu interior: uno, dos, tres. Quiero entrar en ese sexo, quiero sumergirme en ti, quiero lamer la sal de tu piel y perderme entre tus pechos. Pero no debo así que sigo observándote como luchas por conseguir tu orgasmo mientras yo hago lo mismo pero lo contrario. Tu te expandes, yo me contraigo. Al final, un enérgico grito invade toda la casa. Levantas la cabeza y me miras, estás sudorosa, sonriendo. Yo también sonrío, me levanto de mi silla y abandono tu casa. Ese era el acuerdo. ¿Volveré otro día? Quien sabe, aunque la posibilidad de que no se repita tampoco va a anular los sentimientos que se han apoderado de mi cuerpo y de mi mente. Camino lentamente hasta mi moto, aunque, en el último momento, me doy la vuelta y observo el edificio, intentado imaginar cual será la ventana de tu habitación, queriendo imaginar que eres tu quien me observa ahora.