Any nou (Año nuevo)

20150107_132123

Any nou, el mateix BDSM de sempre. Persones que arriben i d’altres que s’allunyen. Ens esforcem per fer del primer dia de l’any un moment a on construir excuses que ens ajudin a començar tot allò que hem estat incapaços de fer durant l’any que expira.

Al BDSM, construir-se propòsits d’any nou té la mateixa utilitat que a la resta de la nostra vida: cap. Encara no anem al gimnàs, encara no hem après l’anglès, encara no hem començat la dieta i encara fumem dos paquets de cigarrets al dia. Felicitats nois i noies.

Qualsevol propòsit no pot cenyir-se a una data perquè la condició humana ens porta a l’egoisme, a la complaença i a l’avorriment. És per això que sempre fracassem a la majoria dels nostres propòsits convertint aquesta llista, confeccionada el primer dia de l’any, en una bomba de rellotgeria que alimenta les nostres frustracions.

El BDSM és un camí sense dates, sense cap objectiu més que viure, sentir i experimentar. Ni se us ocorri posar en la vostra llista de l’1 de gener la frase “començar al BDSM”. Ni se us ocorri.


(Traducción al castellano) Año nuevo, el mismo BDSM de siempre. Personas que llegan y otras que se alejan. Nos esforzamos por hacer del primer día del año un momento donde construir excusas que nos ayuden a comenzar todo cuanto hemos sido incapaces de hacer durante el año que expira.

En el BDSM, construirse propósitos de año nuevo tiene la misma utilidad que en el resto de nuestra vida: ninguna. Aún no vamos al gimnasio, aún no hemos aprendido el inglés, aún no hemos comenzado la dieta y aún fumamos dos paquetes de cigarrillos al día. Felicidades muchachos y muchachas.

Cualquier propósito no puede ceñirse a una fecha porque la condición humana nos lleva al egoísmo, a la complacencia y al aburrimiento. Por ello, siempre fracasamos en la mayoría de nuestros propósitos convirtiendo esa lista, confeccionada el primer día del año, en una bomba de relojería que alimente nuestras frustraciones.

El BDSM es un camino sin fechas, sin más objetivos que vivir, sentir y experimentar. Ni se os ocurra poner en vuestra lista del 1 de enero la frase “comenzar en el BDSM”. Ni se os ocurra.

Anuncis

2017

DAadBxgXYAIrEx1

No m’agrada fer resums d’un any. Em resigno a posar dates al moment de mirar enrere i reflexionar. Podria dir que els darrers anys han estat bons, podria dir que no. Depèn del dia o de l’estat d’ànim. No ha passat res tràgic, coses dolentes si, però les coses dolentes (tragèdies incloses) formen part de la vida. No hi ha felicitat sense pena de la mateixa manera que no hi ha blanc sense negre. Ni viceversa.

Em nego a fer un resum de la mateixa manera que em nego a fer propòsits, L’única cosa a la qual no em nego és a començar un any amb empenta e il·lusió. I si fem tot això mateix?


(Traducción al castellano) No me gusta hacer resúmenes del año. Me resigno a poner fechas en el momento de mirar atrás y reflexionar. Podría decir que los últimos años han sido buenos, podría decir que no. Depende del día o del estado de ánimo. No ha suedido nada trágico, cosas malas sí, pero las cosas malas (tragedias incluidas) forman parte de la vida. No hay felicidad sin pena del mismo modo que no hay blanco sin negro. Ni viceversa.

Me niego a hacer un resumen del mismo modo que me niego a hacer propósitos, Lo único a lo que no me niego es a empezar un año con empuje e ilusión. ¿Y si hacemos todo lo mismo?

Compartir

Captura

Em pregunta una persona sobre aquest tema que inquieta a tanta gent que arriba per primera vegada al BDSM i que és: pot tenir un amo varies submises? Pot tenir una submisa diferents amos? Bé, la resposta és senzilla: poder, és clar que poden. Però el fet de “compartir” és una cosa que entra als límits de les persones. Si no voleu dolor o coprofília, exigiu a la vostra parella de BDSM que mai traspassi aquests limitis. De la mateixa manera si no voleu compartir no ser compartits, exigiu que no passi. Són límits, és així de clar. No compartiu si no voleu, que ningú us obligui dient que això és decisió de l’amo… mai.

A mi, personalment, no m’agrada compartir, però això és perquè no veig el BDSM com un fet grupal ni com una activitat a compartir. No necessito anar a locals BDSM, no necessito compartir la meva submisa ni que em prestin la submisa d’un altre. Mai he tingut aquesta necessitat de fer del BDSM quelcom més enllà de dues persones: jo i la meva submisa.


(Traducción al castellano) Me pregunta una persona sobre ese tema que inquieta a tanta gente que llega por primera vez al BDSM y que es: ¿puede tener un amo varías sumisas? ¿Puede tener una sumisa diferentes amos? La respuesta es sencilla: poder, está claro que pueden. Pero el hecho de “compartir” es una cosa que entra a los límites de las personas. Si no queréis dolor o coprofilia, exigís a vuestra pareja de BDSM que nunca traspase estos límites. Del mismo modo si no queréis compartir no ser compartidos, exigís que no pase. Son límites, es así de claro. No compartís si no queréis, que nadie os obligue diciendo que esto es decisión del amo… nunca.

A mí, personalmente, no me gusta compartir, pero esto es porque no veo el BDSM como un hecho grupal ni como una actividad a compartir. No necesito ir a locales BDSM, no necesito compartir mi sumisa ni que me presten la sumisa de otro. Nunca he tenido esta necesidad de hacer del BDSM algo más allá de dos personas: yo y mi sumisa.

Fins a on tu vulguis (Hasta donde quieras)

limite-de-velocidad-27142Em pregunta una lectora fins a on sóc capaç d’arribar. Es refereix al BDSM, suposo. No sembla prudent preguntar al carter del barri fins a on és capaç d’arribar ni tampoc al nostre cunyat a la nit de nadal (no ho feu mai, si us plau). A on sóc capaç d’arribar al BDSM? Suposo que la resposta va en funció de qui me la faci, si la fa la meva submisa, la meva contestació és “fins a on tu vulguis”, si la fa una desconeguda, diria que mai m’ha agradat descobrir fins a on sóc capaç d’arribar perquè si algun dia arribo, ja no quedarà espai per la sorpresa. M’estimo més quedar-me a on sóc i que les submises em facin arribar a on elles volen/necessiten, és més divertit.

Això i que sóc un conformista de merda…


(Traducción al castellano) Me pregunta una lectora hasta dónde soy capaz de llegar. Se refiere al BDSM, supongo. No parece prudente preguntar al cartero del barrio hasta dónde es capaz de llegar ni tampoco a nuestro cuñado en la noche de navidad (no lo hagáis nunca, por favor). ¿Hasta dónde soy capaz de llegar en el BDSM? Supongo que la respuesta va en función de quien haga la pregunta, si la hace mi sumisa, mi contestación será “hasta donde tú quieras”, si la hace una desconocida, entonces le diré que nunca me ha gustado descubrir hasta dónde soy capaz de llegar porque si algún día llego, ya no quedará espacio por la sorpresa. Prefiero quedarme donde soy y que las sumisas me hagan llegar donde ellas quieren/necesitan, es más divertido.

Eso y que soy un conformista de mierda…

To lie, or not to lie, that is the question

lies

Les mentides, a més de tenir les potes curtes (o això diuen), també tenen diferents colors. Mentir-se a un mateix que mentir als altres és la mateixa cosa? Una mentida cruel i una mentida piadosa és la mateixa cosa? Un silenci és una mentida? Mai creieu en aquell que afirma que mai diu mentides: us està mentint.

Al BDSM la mentida neix com a una manera de protegir-se d’aquells que ens poden jutjar. A una relació BDSM el vincle que s’estableix entre dominant i dominat ha de ser totalment sincer, allunyat de qualsevol mentida, estem a un escenari massa delicat per jugar al joc de les mentides.

La mentida al BDSM sorgeix quan la gent llegeix “50 ombres d’en Grey” i diuen “mai faria això” quan en realitat ho han fet o ho desitgen fer. La mentida neix quan el silenci s’estableix en una conversa a on surten temes relacionats amb el BDSM. La mentida, al BDSM, ens protegeix dels prejudicis.

És a dir, al BDSM la mentida és un satèl·lit, és una cuirassa, és una alarma antirobaments. Però mai ha de formar part de la relació que s’estableix entre dominant i dominat.


(Traducción al castellano) Las mentiras, además de tener las patitass cortas (o esto dicen), también tienen colores diferentes. ¿Es lo mismo mentirse a uno mismo y mentir a los demás? ¿Es lo mismo una mentira cruel que una mentira piadosa? ¿Un silencio es una mentira? Nunca creáis a aquel que afirma que nunca dice mentiras: os está mintiendo.

En el BDSM la mentira nace como una manera de protegerse de aquellos que pueden juzgarnos. en una relación BDSM el vínculo que se establece entre dominante y dominado debe ser totalmente sincero, alejado de cualquier mentira, estamos a un escenario demasiado delicado para jugar al juego de las mentiras.

La mentira al BDSM surge cuando la gente lee “50 sombras de en Grey” y dicen “nunca haría esto” cuando en realidad lo han hecho o desean hacerlo. La mentira nace cuando el silencio se establece en una conversación donde surgen temas relacionados con el BDSM. La mentira, en el  BDSM, nos protege de los prejuicios.

Es decir, en el BDSM la mentira es un satélite, es una coraza, es una alarma antirobos. Pero nunca tiene que formar parte de la relación que se establece entre dominante y dominado.