Tirar la toalla (Llençar la tovallola)

Muhammad-Ali-drops-Sonny--012

La mayoría de las veces, interpretamos el fracaso como una carretera cerrada por la que no volver a circular jamás. En el post anterior hablaba precisamente de la cultura del fracaso. Estamos acostumbrados a fracasar pero no sabemos como gestionar el fracaso. En vez de contemplar el fracaso como una oportunidad de mejora para volver a intentarlo con mejores resultados, contemplamos el fracaso como un error personal que no repetiremos porque no lo volveremos a intentar.

Muchas personas, como consecuencia de una primera sesión desastrosa, deciden olvidar su yo sumiso o dominante y dedicarse a otras tareas como a completar puzles de 5000 piezas o aprender a cocinar muffins. Y eso nada tiene que ver con ser cobarde o valiente. La consecuencia de abandonar todo es la necesidad casi atávica de protegernos.

En el BDSM, las cosas que no funcionan nunca es responsabilidad exclusiva de una sola persona. Si una sesión (sea la primera o no) funciona mal, la responsabilidad siempre es compartida. De la misma manera, cuando en BDSM algo no funciona, puede deberse a diferentes motivos y algunos de ellos están ligados a las personas con quienes nos cruzamos.

Si habéis tenido una mala experiencia, reflexionad. Aprended sobre ese error. Buscad nuevas personas para continuar practicando BDSM y no abandonéis antes de comenzar. No es buena idea decir que no te gusta el marisco si nunca lo has probado. No es buena idea decir que no eres sumiso/a o dominante solo porque tu primera sesión no funcionó como esperabas.

La vida es demasiado corta (y pasamos un tercio durmiendo) para perderla culpabilizándonos y negándonos los placeres.


Moltes vegades, interpretem el fracàs com una carretera tancada per la qual no tornar a circular mai. En el post anterior parlava precisament de la cultura del fracàs. Estem acostumats a fracassar però no sabem com gestionar el fracàs. En comptes de contemplar el fracàs com una oportunitat de millora per tornar a intentar-ho amb millors resultats, contemplem el fracàs com un error personal que no repetirem perquè no ho tornarem a intentar.

Moltes persones, com a conseqüència d’una primera sessió desastrosa, decideixen oblidar el seu jo submís o dominant i dedicar-se a altres tasques com a completar puzles de 5000 peces o aprendre a cuinar muffins. I això no té res a veure amb ser covard o valent. La conseqüència d’abandonar tot és la necessitat gairebé atàvica de protegir-nos.

Al BDSM, les coses que no funcionen no són sempre responsabilitat exclusiva d’una única persona. Si una sessió (sigui la primera o no) funciona malament, la responsabilitat sempre és compartida. De la mateixa manera, quan al BDSM quelcom no funciona, pot ser degut a diferents motius i alguns d’ells estan lligats a les persones amb qui ens creuem.

Si heu tingut una mala experiència, reflexioneu. Apreneu sobre aquest error. Busqueu noves persones per continuar practicant BDSM i no abandoneu abans de començar. No és bona idea dir que no t’agrada el marisc si mai ho has provat. No és bona idea dir que no ets submís/a o dominant només perquè la teva primera sessió no va funcionar com esperaves.

La vida és massa curta (i passem un terç dormint) per perdre culpabilitzant-nos i negant-nos els plaers.

firma john deybe

Anuncis

La cultura del error en el BDSM (La cultura de l’error al BDSM)

X4536Una persona me ha escrito proponiéndome un tema lo suficientemente interesante para ser abordado de forma diferente a como escribí antes sobre lo mismo: ¿cómo prepararse mentalmente para una primera sesión?

La primera sesión es importante porque, de ir mal, puede hacernos imaginar que no servimos para esto. Es complicado que en una primera sesión todo vaya de maravilla, yo he tenido la suerte de experimentarlo recientemente y he de decir que, cuando todo sale perfecto, la sensación de éxito nos empuja a continuar. De la misma manera, la sensación de fracaso nos frena.

¿Cómo prepararse mentalmente para una primera sesión? La pregunta en si misma es una trampa porque cada persona (cada mente) es diferente y por consiguiente requieren de diferentes preparaciones.

De todas formas voy a intentarlo.

Lo primero que debéis saber antes de enfrentaros a una primera sesión BDSM es que el fracaso forma parte de la vida. Por mucho que os preparéis, nada os garantizará que saldrá bien porque las personas tenemos emociones, miedos, dudas, etc. Ni tan siquiera las maquinas perfectas lo son… ¿por qué habríamos de serlo nosotros? Del error se aprende más que del éxito. Os recomiendo que busquéis información sobre la nueva “cultura del error” que se implementa en algunas empresas donde incluso premian a aquellos que consiguen los errores mas catastróficos. ¿Por qué? Porque solamente errando y reflexionando sobre el error, conseguimos llegar a la excelencia. Cuanto mayor el error, mayor la reflexión y mejores oportunidades de mejora. Por otro lado, un error sin reflexión no sirve de nada.

También debéis comprender otra cosa: los miedos, los pudores, la desconfianza, etc lo único que hace es frenaros. Si habéis decidido quedar con alguien, habladle antes de vuestros miedos, de vuestros pudores, abriros en canal y dialogad sobre la posibilidad del fracaso. No os conozcáis solamente hablando de lo bueno, de lo que debe ser o de lo que vais a hacer. Conocer las posibilidades de fracaso nos prepara para lidiar con la frustración cuando sucede.

Es fácil vencer cierto pudor y enviar cuatro fotos desnudos pero luego bloquearnos llegado el momento de desnudarnos en la primera sesión en la vida real. ¿No sería mas sencillo enviar esas fotos diciéndole a la otra persona cuanto nos ha costado hacerlas y enviarlas? Confesadle que no sabéis si conseguiréis desnudaros en persona sin bloquearos. O por decirlo de otra manera: abrazad el posible fracaso y conseguiréis evitarlo o minimizar las consecuencias.

Y si algo no funciona, la cosa se detiene, se charla (intentando comprender el problema) y se vuelve a intentar más tarde u otro día.

¿Mi recomendación para prepararse mentalmente para una primera sesión? Haber dialogado mucho, abrir nuestras emociones en canal y mostrárselas a la otra persona y, sobre todo, comprender que el fracaso es una oportunidad para un futuro éxito. No existe la receta perfecta, lo siento.


Una persona m’ha escrit proposant-un tema prou interessant per ser abordat de forma diferent a com vaig escriure abans sobre la cosa mateixa: com preparar-se mentalment per a una primera sessió?

La primera sessió és important perquè, de sortir malament, pot fer-nos imaginar que no servim per a això. És complicat que a una primera sessió tot funcioni de meravella, jo he tingut la sort d’experimentar-ho recentment i he de dir que, quan tot surt perfecte, la sensació d’èxit ens empeny a continuar. De la mateixa manera, la sensació de fracàs ens frena.

Com preparar-se mentalment per a una primera sessió? La pregunta en si mateixa és un parany perquè cada persona (cada ment) és diferent i per tant requereixen diferents preparacions.

De totes maneres ho intentaré. La primera cosa que heu de saber abans d’enfrontar-vos a una primera sessió BDSM és que el fracàs forma part de la vida. Per molt que us prepareu, res us garanteix que sortirà bé perquè les persones tenim emocions, pors, dubtes, etc. Ni tan sols les màquines perfectes ho són de perfecte … per què hauríem de ser-ho nosaltres? De l’error s’aprèn més que de l’èxit. Us recomano que busqueu informació sobre la nova “cultura de l’error” que s’implementa en algunes empreses a on fins i tot premien a aquells que aconsegueixen els errors més catastròfics. Per què? Perquè només errant i reflexionant sobre l’error, vam aconseguir arribar a l’excel·lència. Com més gran l’error, major la reflexió i millors oportunitats de millora. D’altra banda, un error sense reflexió no serveix de res.

També heu de comprendre una altra cosa: les pors, els pudors, la desconfiança, etc. l’única cosa que fa és frenar-nos. Si heu decidit quedar amb algú, parleu abans de les vostres pors, dels vostres pudors, obrir-vos en canal i dialogueu sobre la possibilitat del fracàs. No us conegueu només parlant del que és bo, del que ha de ser o del que fareu. Conèixer les possibilitats de fracàs ens prepara per bregar amb la frustració quan succeeix.

És fàcil vèncer certa pudor i enviar quatre fotos nus però després bloquejar-nos arribat el moment de despullar-nos en la primera sessió en la vida real. No seria més senzill enviar aquestes fotos dient-li a l’altra persona el que ens ha costat fer-les i enviar-les? Confesseu tot: fins i tot que no sabeu si aconseguireu treure-us la roba en persona sense bloquejar-vos. O per dir-ho d’una altra manera: abraceu el possible fracàs i aconseguireu evitar-ho o minimitzar les conseqüències.

I si alguna cosa no funciona, la cosa s’atura, es xerra (intentant comprendre el problema) i es torna a intentar més tard o un altre dia.

La meva recomanació per preparar-se mentalment per a una primera sessió? Haver dialogat molt, obrir les nostres emocions en canal i mostrar-a l’altra persona i, sobretot, comprendre que el fracàs és una oportunitat per a un futur èxit. No existeix la recepta perfecta, ho sento.

firma john deybe

“El ángel azul”, ya a la venta

Escribir, como respirar, dominar o escalar una montaña, es algo aparentemente vital sobre lo que nunca controlaremos todo cuanto deberíamos. Cuando alguien dice que no le ha gustado algo que he escrito, imagino siempre que a otros autores les habrán dicho lo mismo. Al final, como dicen los grandes literatos, debes escribir para ti mismo, independientemente del lector. Si encuentras tu voz interior y expresas cuanto deseas, conectaras con muchos lectores, aunque no con todos. Pretender contentar a todos es tarea imposible.

La novela “El ángel azul” que acabo de publicar es una de esas historias que no contentarán a todos pero que, por todas sus características, es una historia de amor, sexo y algo de BDSM que no dejará indiferente. “El ángel azul” cuenta la historia de un escritor de mediana edad que un día en la playa se queda prendado de una angelical  muchacha vestida con un bikini azul (el ángel azul). Ella es menor de edad (tiene diecisiete años) y eso provoca que desconfíen el uno del otro aunque, irremediablemente se atraigan de una forma en que no consiguirán resistirse. A todo esto hay que sumarle que “El ángel azul” transcurre en un mundo distópico donde los paraguas hablan, el mar se va de paseo y las paredes cambian de colos dependiendo de tu estado de ánimo. ¿Cómo conseguir una historia de amor en un lugar y con unas personas donde todo representa un obstáculo? Ese es el reto al que me he enfrentado: situar una historia “habitual” en un entorno “diferente”. De conseguir la solución tendría una historia de amor (y sexo) auténtica. Y creo que lo he conseguido creando algo divertido, emocionante y con un desarrollo que rompe las normas del género.

Aunque sois vosotros quienes debéis decidir si lo he logrado o no.

 

Captura

Captura2

Novela “El ángel azul”

Diapositiva1aa

Escribir es, como cualquier arte, es algo subjetivo para quien lo contempla. No obstante, para el creado resulta personal, incluso íntimo. El oficio de escribir no me interesa tanto como el arte que es el escribir en sí mismo (independientemente de si uno publica o no). Disfruto escribiendo porque no me importa si mis historias llegan a quien deberían. Me interesa mas el arte que el oficio de la misma forma que me interesan mas las personas que los roles. Y a pesar de eso, adopto el rol de amo y publico novelas. En ocasiones, para disfrutar de lo que realmente te gusta has de completar todas las casillas del juego.

Mi primera novela titulada “Perversos relatos” era una recopilación de decenas de relatos BDSM que había publicado con éxito en diferentes páginas en Internet. El éxito se mide en número de lectores, claro.

Dentro de unas semanas, saldrá una nueva novela escrita con el seudónimo de John Deybe. Esta segunda novela poco o nada tiene que ver con “Perversos relatos”, ni en el contenido ni el estilo ni aun menos en la construcción. La nueva novela se titula “El ángel azul” y es una historia de emociones y algo de sexo, ambientada en un presente distopico donde los paraguas hablan, los refrescos cantan y una gallina de dos cabezas se convertirá en un despótico tirano que gobernará el futuro… si nuestro enamorado protagonista no consigue evitarlo. ¿Enamorado? Ni el mismo lo sabe, debatiéndose entre el amor y la pasión. “El ángel azul” no es una novela de amor, pero habla sobre el amor imposible entre un escritor de mediana edad y una joven de diecisiete años. Tampoco es una novela erótica pero el sexo es una constante en la historia. Aun menos es una novela surrealista pero el surrealismo impregna todos los capítulos del libro. Como si juntásemos “Lolita” con “La espuma de los días” y le diésemos unas pinceladas de “Regreso al futuro” y cualquier película de los Monty Phyton.

Os podría recomendar que leáis esta novela. Decididlo vosotros pero os aseguro algo: si os metéis en esta historia, no lo lamentareis.

firma john deybe

El fuego y la palabra (El foc i la paraula)

Todos nos equivocamos, especialmente cuando nos adentramos en el terreno de las relaciones personales, ya sea con compañeros de trabajo, amigos, familiares, pareja e incluso con los vecinos de la comunidad. Existe una evidente incapacidad de comprender que, cuando existe un desencuentro, la culpa siempre es compartida. Cuando el vecino del 3-1 se enfrenta al del 2-4 porque este segundo vota en contra de remodelar la fachada y dejan de hablarse durante años (aunque coincidan en el ascensor), nunca la culpa es de uno solo. Incluso cuando alguien se enfada porque ha hecho daño a otro, ese daño (emocional o no) puede ser subjetivo. Somos camiones sin frenos que circulamos por la autopista de la vida a toda velocidad, golpeando y siendo golpeados (literalmente en el mundo BDSM), resultando imposible mantener la línea recta, por mucho que lo intentes. O golpeas o serás golpeado. Y no siempre es culpa de quien golpea. Por eso deberíamos tener mas capacidad de perdón, porque también tenemos una parte de culpa, aunque sea por defecto.


Tots ens equivoquem, especialment quan ens endinsem al terreny de les relacions personals, ja sigui amb companys de treball, amics, familiars, parella o fins i tot amb els veïns de la comunitat. Existeix una evident incapacitat de comprendre que, quan existeix un desacord, la culpa sempre és compartida. Quan el veí del 3-1 s’enfronta al del 2-4 perquè aquest segon vota en contra de remodelar la façana i deixen de parlar-se durant anys (tot i que coincideixen a l’ascensor), la culpa mai és només d’un. Fins i tot quan algú s’enfada perquè ha fet mal a un altre, aquest mal (emocional o no) pot ser subjectiu. Som camions sense frens que circulem per l’autopista de la vida a tota velocitat, copejant i sent copejats (literalment al món BDSM), resultant impossible mantenir la línia recta, per molt que ho intentis. O copeges o seràs copejat. I no sempre és culpa de qui copeja. Per això hauríem de tenir més capacitat de perdó, perquè també tenim una part de culpa, encara que sigui per defecte.