Cerco submisa (busco sumisa)

captura

Fa molt de temps que només veig les persones que s’acosten a mi com amenaces o com possibilitats. No com allò que realment són. O les rebutjo o intento atreure-les fins a mi usant les arts més fosques i menyspreables. I passa que he oblidat que les persones són allò que són, no allò que jo pretenc que siguin. A vegades crec que un dels motius pels quals escric aquest bloc és per fer de les meves paraules uns cants de sirena. En comptes d’això, el propòsit hauria de ser escoltar i parlar, sense més motius que intercanviar experiències, informació, etc. Però segueixo entossudit a convertir aquest bloc en una campana moguda amb força per atreure a quanta dona amb tendències submises s’acosti fins aquí. I això és un error. Perquè aquestes dones no han vingut a ser allò que jo vull que siguin.

Porto gran part de la meva vida buscant a la dona submisa que vull trobar, potser la vaig trobar i la vaig perdre. Si això va passar, va ser culpa meva, segur. Però segueixo cercant i aquest és un altre error perquè si la gent sap que busques quelcom que has perdut, se sentiran comparades.

Comencem de nou, oblidant el passat. Per descomptat que busco, tot i que no utilitzaré aquest bloc per fer-ho. A no ser que sigui quelcom explícit, com estic fent ara mateix. Cerco des de zero, sense comparar a ningú amb ningú. Busco amb la modèstia de qui res sap, tot i que (de vegades) cregui saber-ho tot. Busco d’igual a igual, sense esperar resposta.

Cerco submisa.


Hace mucho tiempo que solo veo a las personas que se acercan a mi como amenazas o como posibilidades. No como quienes realmente son. O las rechazo o intento atraerlas hasta mi usando todas mis artes mas oscuras y deleznables. Y sucede que he olvidado que las personas son lo que son, no lo que yo pretendo que sean. A veces creo que uno de los motivos por los que escribo este blog es para hacer de mis palabras unos cantos de sirena. En vez de eso, el propósito debería ser escuchar y hablar, sin mas motivos que los intercambiar experiencias, información, etc. Pero sigo empeñado en convertir este blog en una campana movida con fuerza para atraer a cuanta mujer con tendencias sumisas se acerque hasta aquí. Y eso es un error. Porque esas mujeres no han venido a ser lo que yo quiero que sean.

Llevo gran parte de mi vida buscando a esa mujer sumisa que quiero encontrar, quizás la encontré y la perdí. Si eso sucedió, fue mi culpa, seguro. Pero sigo buscando y ese es otro error porque si la gente sabe que buscas algo que has perdido, se sentirán comparadas.

Comencemos de nuevo, olvidando el pasado. Por supuesto que busco, aunque no voy a utilizar este blog para hacerlo. A no ser que sea algo explicito, como estoy haciendo ahora mismo. Busco desde cero, sin comparar a nadie con nadie. Busco con la modestia de quien nada sabe, aunque crea saberlo todo. Busco de igual a igual, sin esperar respuesta.

Busco sumisa.

cropped-cooltext288592119786656.png

 

Anuncis

Decepció, desengany o desil.lusió? (¿Decepción, desengaño o desilusión?)

A qualsevol idioma, la definició de “decepció” neix a la paraula “desengany“.

captura2

Anem a comprovar la definició “desenganyar.

captura2

Veieu la paraula “desil·lusió“? Exacte, aquesta és la clau. Tota decepció neix de la desil·lusió. Però que seria la vida si no ens il·lusionéssim per impossibles?



En cualquier idioma, la definición de “decepción” nace en la palabra “desengaño”.

captura1

Vamos a comprobar la definición “desengañar”.

Captura1.JPG

¿Veis la palabra “desilusión”? Exacto, esa es la clave. Toda decepción nace de la desilusión. ¿Pero que sería la vida si no nos ilusionásemos por imposibles?

cropped-cooltext288592119786656.png

To er mundo (NO) e güeno

to_er_mundo_e_gueno-632821805-large

No sóc una persona rancorosa, però tampoc oblido. No ho faig per venjança sinó per evitar repetir errors. I tot i això, torno a caure al mateix error. Ja he escrit abans en aquest bloc que tot l’estricte i dur que sóc com amo, em falta ser-ho en la meva vida fora del BDSM. Com va dir fa anys una vegada una submisa: “ets massa bo”. I de massa bo, acabo sent un ximple. O la gent acaba prenent-me per un ximple. El resultat és el mateix.

Sóc d’aquestes persones que confien en algú fins que aquest algú els decep i és llavors quan la decepció és enorme. I no crec que sigui un problema d’ells sinó meu perquè parafrasejant aquella pel·lícula de Manolo Summers: “to er mundo e güeno“.

Però resulta que no, resulta que hi ha molta gent que no sap mirar a cap altre costat que al seu propi melic, persones que només saben lamentar o demanar ajuda sense adonar-se que l’única manera de rebre també és donar, encara que sigui un mínim detall. De la mateixa manera que per ser estimat cal estimar, per rebre cal saber donar. I sempre oblido això, sempre dono sense esperar res a canvi i, com no pot ser d’altra manera, acabo decebut.

Vaig tenir una gran decepció l’any 2017, una altra l’any 2018 i ara una altra grandíssima decepció al començament del 2019. I la culpa, ho reconec, és en gran mesura meva.

Perquè no tothom és bo. O, més ben dit: no tothom és tan bo com jo vull que siguin. Culpa meva, tota, ho asumeixo.

Així doncs cal començar aquest 2019 amb idees renovades, aprendre dels errors i reprendre aquest meravellós món que és el BDSM.


No soy una persona rencorosa, pero tampoco olvido.  No lo hago por venganza sino para evitar repetir errores. Y a pesar de ello, vuelvo a caer en el mismo error. Ya he escrito antes en este blog que todo lo estricto y duro que soy como amo, me falta serlo en mi vida fuera del BDSM. Como me dijo una vez una sumisa: “eres demasiado bueno”. Y de demasiado bueno, acabo siendo un tonto. O la gente acaba tomándome por un tonto. El resultado es el mismo.

Soy de esas personas que confían en alguien hasta que ese alguien les decepciona y es entonces cuando la decepción es enorme. Y no creo que sea un problema de ellos sino mío porque parafraseando a aquella película de Manolo Summers: “to er mundo e güeno”.

Pero resulta que no, resulta que hay mucha gente que no sabe mirar a ningún otro lado que a su propio ombligo, personas que solo saben lamentarse o pedir ayuda sin darse cuenta de que la única manera de recibir también es dar, aunque sea algo mínimo. De la misma manera que para ser amado hay que amar, para recibir hay que saber dar. Y siempre olvido eso, siempre doy sin esperar nada a cambio y, como no puede ser de otra manera, acabo decepcionado.

Tuve una gran decepción en el 2017, otra en el 2018 y a hora otra grandísima decepción en el comienzo del 2019. Y la culpa, lo reconozco, es en gran medida mía.

Porque no todo el mundo es bueno. O, mejor dicho: no todo el mundo es tan bueno que yo quiero que sean. Culpa mía, toda, lo asumo.

Así pues hay que comenzar este 2019 con ideas renovadas, aprender de los errores y retomar este maravilloso mundo que es el BDSM.

cropped-cooltext288592119786656.png

No funciona

old_car_rusty_abandoned_antique_wreck_broken_aged_damaged-1207265.jpg!d

Ens esforcem en la recerca de l’impossible, patim intentant perpetuar allò que la realitat ens demostra que no funciona. La necessitat d’aconseguir aquesta utòpica felicitat ens mou a veure la realitat com voldríem que fos, no com realment és. Quan un cotxe no es posa en marxa, per molt que diguem que funciona, que és bonic o que és nou, seguirà parat i inútil per allò que va ser concebut. Amb les persones, com amb les màquines o qualsevol altre ésser viu (sigui animal o planta), allò que no funciona vol dir simplement que no funciona. Però resulta que aquest oxímoron no és ben acceptat per nosaltres: els éssers humans. A diferència de les màquines o de qualsevol altre ésser viu que (més o menys) accepta la seva inutilitat com una cosa natural. Perquè les persones tenim un cervell privilegiat en comparació amb un got d’aigua o una pedra i això ens fa complicar allò que és senzill. Ens enganyem, és clar. O ens deixem enganyar. Poc importa perquè el resultat és la mateixa cosa: no funciona.

I quan una cosa no funciona cal arreglar o llençar-la, però no creure que, si no fem res, funcionarà per si mateixa.


Nos esforzamos en la búsqueda de lo imposible, sufrimos intentando perpetuar lo que la realidad nos demuestra que no funciona. La necesidad de alcanzar esa utópica felicidad nos mueve a ver la realidad como querríamos que fuese, no como realmente es. Cuando un coche no se pone en marcha, por mucho que digamos que funciona, que es bonito o que es nuevo, seguirá parado e inútil para aquello para lo que fue concebido. Con las personas, como con las máquinas o cualquier otro ser vivo (sea animal o planta), lo que no funciona significa simplemente que no funciona. Pero resulta que este oxímoron no es bien aceptado por nosotros: los seres humanos. A diferencia de las maquinas o de cualquier otro ser vivo que (más o menos) acepta su inutilidad como algo natural. Porque las personas tenemos un cerebro privilegiado en comparación con un vaso de agua o una piedra y eso nos hace complicar lo que es simple. Nos engañamos, claro. O nos dejamos engañar. Poco importa porque el resultado es el mismo: no funciona.

Y cuando algo no funciona hay que arreglarlo o tirarlo a la basura, pero no creer que, si no hacemos nada, funcionará por sí mismo.

cropped-cooltext288592119786656.png

Perrita (relato)

Cuero-Collar-Y-la-Correa-Del-Sexo-Bdsm-Bondage-Erotic-Cuello-Postura-Sexo-Juega-Para-las.jpg_640x640.jpgNo nos imagino enfrentados, aunque ahora estamos frente a frente, en pie ambos. Ella observa todo con esos ojos grandes y tímidos que tanto me atraen (también me inquietan). Está esforzándose por sonreír pero alguna parte descontrolada de su sistema nervioso ha secuestrado su sonrisa, transformándola en una especie de mueca. Frunciendo el ceño, baja la vista hasta el suelo. Yo también sonrío.

Sonrisas diferentes desde el escondite común, significado como deseo.

-De rodillas -ordeno.

Se arrodilla, obediente. Acabamos de llegar de la calle, se ha quitado el abrigo que ha colgado en la entrada. Va vestida como le ordené esta misma mañana: una camisa y una falda, también medias negras. Arrodillada me parece la más hermosa. Levanta la vista y cruzamos miradas, hay un poso de miedo en sus ojos. No me teme a mi sino a si misma. Pronto desaparecerá todo eso, seremos uno solo.

-No me mires -ordeno armado de una inquebrantable firmeza.

Ella baja la cabeza. Entonces, con cuidado, coloco una pequeña correa roja alrededor de su cuello.

-¿Quién eres? -pregunto al acabar.

-Tu perrita, señor -contesta con la vista clavada en el suelo.

Tiro suavemente de la correa y la conduzco hasta el comedor, moviéndose a cuatro patas tras de mí, su amo, moviéndose como la dócil perra en la que desea convertirse. Su auténtico ser, aquello que, alejado de toda doble intención, la hace sentirse feliz, útil. Ser ella sin pensar en nada más. Ya era una perrita, aunque no tuviese amo. Necesita serlo porque necesitaba que alguien la entienda.

Y ahora, es mía. Es mi propiedad.

En el comedor, la ordeno que se vuelva a poner de pie. Obedece, sigue sin mirarme a los ojos. Coloco una venda sobre sus hermosos ojos y tomo asiento en el sofá, sin decir más. Ella continua de pie, frente a mí, inmóvil. La observo. La belleza es un concepto subjetivo aunque a mí me parece la mujer más hermosa que he visto nunca antes, así, frente a mí. Vuelvo a levantarme y me acerco a ella, la beso en los labios, un beso delicado, cogiendo su cara entre mis manos. Ella comienza a temblar, involuntariamente. Está en el lugar que desea,  haciendo lo que desea con quien desea. Precisamente es por eso que no puede dejar de temblar. Nervios, emoción, miedo, excitación, todo agitado en un cóctel que la electrifica desde la punta de los pies hasta ese pelo desordenado que siempre luce, que tanto y tanto me gusta.

Comienzo a desabrochar su camisa, lentamente, separo la tela y observo, después le quito la camisa y también el sujetador. Está desnuda de cintura para arriba, comienzo a pasar mi dedo índice por sus hombros, su estómago, sus brazos, sus pechos, cojo sus pezones entre mis dedos. Vuelvo a besarla. ¿Hasta cuando puedo esperar sin entrar en ella?

Si pudiese entrar en su mente, descubriría que ella está pensando lo mismo. ¿Cuanto debo esperar para sentirlo dentro de mí?

-¿Quién eres? -pregunto de nuevo, apretando ligeramente.

-Tu perrita, señor -vuelve a contestar ella con diligencia.

Meto una de mis manos por debajo de su falda, le ordené que llevase unas medias de medio muslo, subo hasta llegar a su sexo, lo noto caliente y húmedo a través de la ropa interior que ahora aparto con un dedo con el que comienzo a masturbarla. Ella se dobla y gime. Me detengo.

-¿A que has venido? -pregunto mientras le quito la falda y las braguitas.

-A servir a mi señor, a darle placer, a sentirme tuya.

Ahora esta de pie, completamente desnuda a excepción de las medias. Esplendida y de mi propiedad. Puedo hacer lo que quiera con ella. Y por supuesto que voy a hacerlo.

Sucederá porque ambos lo deseamos.

cooltext288592119786656

Relato incluido en la recopilación “Perversos Relatos”, a la venta en AMAZON