El espejo del baño (micro relato)

La muchacha entró en el baño, no era el suyo, le costaba sentirse cómoda en baños ajenos, aunque estaba de viaje y no podía escoger. Se quitó toda la ropa menos un sujetador negro y unas braguitas blancas. La muchacha se observó reflejada en el espejo y fingió una sonrisa que casi consiguió reconfortarla. ¿Y si se hacía una foto? ¿Y si se la enviaba a él? La muchacha giró sobre sí misma, observándose desde todos los ángulos, olvidando por unos instantes que nadie está contento con su cuerpo, ni tan siquiera aquellos que tienen un cuerpo anatómicamente bello o perfecto. Olvidando que nadie está contento con su inteligencia, su trabajo o su vida. Siempre creemos que hay algo mejor que ansiar, sin darnos cuenta de cuanto somos o hacemos. La muchacha decidió que se haría la foto. Después se la envió a él, esperando su comentario.

¿Qué importaba lo que dijese quien recibió esa fotografía? No hay que ser perfectos para nadie, ni tan siquiera para uno mismo. ¿Qué importancia tiene la belleza cuando es algo subjetivo?

Y es que resultó que ella era bella porque era ella misma, sin filtros ni mentiras, reinando en el silencio de aquel baño, comprendiendo lo esencial.

Esa fue la respuesta de él.

cooltext288592119786656

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s