Quedar-se a mitges (Quedarse a medias)

Sin título

Quan una persona del passat (una submisa) acudeix a mi per dir-me que se sent agraïda pel que va aprendre amb mi, sempre sento la necessitat de contradir-la i dir que potser sí que va aprendre, però podria haver après més. Assumeixo que, amb les submises debutants, gairebé sempre em quedo a mig fer, gairebé mai puc portar-les fins al límit del seu potencial i sento que encara ens queden pendents unes quantes sessions, tot i que han passat anys, on completaré la seva educació.

Tot i això, per a elles sembla que va ser suficient per iniciar-se.

De vegades crec que tinc certa incapacitat com a amo per marcar aquests temps i aquesta necessària disciplina que forcen una educació com hauria de ser.

Hi ha dues formes d’enfrontar-se a això: o bé encongir-se d’espatlles i conformar-se amb què vas ajudar algú, tot i que et vas quedar a mig fer, o bé frustrar-te imaginant fins a on podries haver arribat i mai ho vas fer. La primera és optimista i la segona és pessimista. La primera és generosa i la segona egoista.

Entenc que hi hagi dies en què em senti un pessimista i un egoista.

Si alguna vegada vas ser la meva submisa al passat, sento no haver fet tot el possible per portar-te més enllà d’on ens vàrem quedar. La culpa va ser tota meva.


(Traducción al castellano) Cuando una persona del pasado (una sumisa) acude a mí para decirme que se siente agradecida por lo que aprendió conmigo, siempre siento la necesidad de contradecirla y decir que quizás si que aprendió, pero podría haber aprendido mucho más. Siento que con las sumisas primerizas, casi siempre me quedo a medias, casi nunca puedo llevarlas hasta el límite de su potencial y siento que todavía nos quedan pendientes unas cuantas sesiones, aunque hayan pasado años, donde completaré su educación.

No obstante, para ellas parece que fue suficiente para iniciarse.

A veces creo que tengo cierta incapacidad como amo para marcar esos tiempos y esa necesaria disciplina que fuerzan una educación como debería ser.

Hay dos formas de enfrentarse a ello: o bien encogerse de hombros y conformarse con que ayudaste a alguien, aunque te quedaste a medias, o bien frustrarte imaginando hasta donde pudiste llegar y nunca lo hiciste. La primera es optimista y la segunda es pesimista. La primera es generosa y la segunda egoísta.

Siento que haya días en que me sienta un pesimista y un egoísta.

Si alguna vez fuiste mi sumisa en el pasado, siento no haber hecho todo lo posible por llevarte más allá de donde nos quedamos. La culpa fue solo mía.

Anuncis

La pluja i el llop (La lluvia y el lobo)

Sin título

Els dies de pluja (com avui a Barcelona) treuen el llop que porto dins, habitualment vigilant però mai depredador. Els dies de pluja com avui m’imagino sortint al carrer amb unes esposes, quelcom per fuetejar, unes cordes, una bena pels ulls, etc. per preguntar-li a gairebé totes si són submises, no esperaria ni dos segons a lligar-les allà mateix, sota la pluja, traient l’amo més amo que dorm al costat del llop més llop. Per descomptat, mai faria a ningú gens que no desitgi realment, però la pluja neteja la meva pell de tota inhibició o prudència. Ara mateix agafaria el mòbil i trucaria a totes les submises que vaig conèixer, conec i fins i tot coneixeré, per confessar-les que necessito sotmetre-les. Fins i tot intentaria convèncer a les que no són submises.

Els dies de pluja, em quedo a casa veient com les gruixudes gotes de pluja llisquen pels vidres com les llàgrimes de qui ha perdut alguna cosa i desitja recuperar-ho.


(Traducción al castellano) Los días de lluvia (como hoy en Barcelona) sacan el lobo que llevo dentro, habitualmente vigilante pero nunca depredador. Los días de lluvia como hoy imagino saliendo a la calle con unas esposas, un látigo, unas cuerdas, una venda, etc. para preguntarle a casi todas si son sumisas, no esperaría ni dos segundos a atarlas ahí mismo, bajo la lluvia, sacando el amo más amo que dormita junto al lobo más lobo. Por supuesto, nunca haría a nadie nada que no desee realmente, pero la lluvia limpia mi piel de toda inhibición o prudencia. Ahora mismo cogería el móvil y llamaría a todas las sumisas que conocí, conozco e incluso conoceré, para confesarles que necesito someterlas. Incluso intentaría convencer a las que no son sumisas.

Los días de lluvia, me quedo en casa viendo como las gruesas gotas de lluvia se deslizan por los cristales como las lágrimas de quien ha perdido algo y desea recuperarlo.

Compatibilitat (Compatibilidad)

Sin título

Durant tota la meva vida, les persones que més m’han agradat, tenien un denominador comú totalment allunyat a la meva manera de ser o pensar. No parlo de forma genèrica sinó d’un factor concret, un detall que pot semblar insignificant però que no ho és: totes les persones que més m’han agradat creien que el signe zodiacal determinava la personalitat d’un de forma quasi vital. Recordo la primera persona que em va agradar realment, fa més de 20 anys, la primera vegada que ens vam veure em va preguntar quin era el meu signe i en dir-li, va torçar el gest. Llavors, enmig d’un meravellós sopar a un meravellós restaurant japonès, va ficar la mà en la seva bossa i es va fer amb un desballestat llibre de color vermell que es titulava “compatibilitat entre signes zodiacals”. Allò, que no presagiava res bo, es va convertir en una de les relacions que més he gaudit, a pesar que els nostres signes zodiacals eren tan compatibles com l’aigua i l’oli.

Després, amb el pas dels anys, la pel·lícula s’ha repetit, però amb diferents desenllaços. Continuen atraient-me les persones que creuen en els signes zodiacals però les històries no sempre han acabat bé. De fet, el resum seria que cap va tenir la continuïtat desitjada tot i que no crec que fos un problema d’incompatibilitat astral. Segueixo sense creure en el zodíac, tot i que respecto profundament a la gent que sí que hi creu.

Recordo, fa anys, una submisa que em va dir que mai podria ser el seu amo senzillament perquè els nostres signes zodiacals no eren compatibles. No va voler ni intentar-ho, ni tan sols xerrar… i, malgrat això, respecto a la persona que es mou o decideix sobre la base d’uns paràmetres completament oposats als meus.

Perquè les persones, som molt més que puntuals desacords.


(Traducción al castellano) Durante toda mi vida, las personas que más me han gustado, tenían un denominador común totalmente alejado a mi manera de ser o pensar. No hablo de forma genérica sino de un factor concreto, un detalle que pueda parecer insignificante pero que no lo es: todas las personas que más me han gustado creían que el signo zodiacal determinaba la personalidad de uno de forma cuasi vital. Recuerdo la primera persona que me gustaba realmente, hace más de 20 años, la primera vez que nos vimos me pregunto cuál era mi signo y al decírselo, torció el gesto. Entonces, en medio de una maravillosa cena en un maravilloso restaurante japonés, metió la mano en su bolso y se hizo con un desvencijado libro de color rojo que se titulaba “compatibilidad entre signos zodiacales”. Aquello, que no presagiaba nada bueno, se convirtió en una de las relaciones que más he disfrutado, a pesar de que nuestros signos zodiacales eran tan compatibles como el agua y el aceite.

Después, con el paso de los años, la película se ha repetido, pero con diferentes desenlaces. Continúan atrayéndome las personas que creen en los signos zodiacales pero las historias no siempre han acabado bien. De hecho, el resumen sería que ninguna tuvo la continuidad deseada pero no creo que fuese un problema de incompatibilidad astral. Sigo sin creer en ello, aunque respeto profundamente a la gente que sí que cree.

Recuerdo, hace años, una sumisa que me dijo que nunca podría ser su amo sencillamente porque nuestros signos zodiacales no eran compatibles. No quiso ni intentarlo, ni tan siquiera charlar… y, a pesar de ello, respeto a quien se mueve o decide en base a unos parámetros completamente opuestos a los míos.

Porque las personas, somos mucho más que puntuales desencuentros.

Vi negre o vi blanc? (¿Vino tinto o vino blanco?)

Crítica-El-Perfecto-Anfitrion-Foto-1

L’altre dia, parlant amb una persona, em va confessar que havia decidit deixar de tenir sexe amb altres persones perquè això la feia sentir-se buida. Imagino que parlava d’aquesta confortable sensació de sentir-se volguda, o abrigallada, o senzillament protegida. Em va confessar que ja no li agradava usar als altres com a instrument de plaer perquè per a això ja es tenia a si mateixa i podia proporcionar-se tot el sexe que volgués sense necessitat d’un partenaire que la defraudi.

L’eterna paradoxa del sexe sense amor.

Personalment entenc el que li succeeix a aquesta persona com un desacord i els desacords neixen de les falses expectatives. Busquem en els altres quelcom que, amb tota seguretat, no poden donar-nos. I quan les nostres expectatives són dinamitades, en comptes de reinventar-nos, descartem aquesta fruita per massa (o massa poc) madura.

Ens conformem amb el poc que tenim o descartem aquest poc i ens instal·lem en el pensament binari del “tot o res”?

Segons sembla, aquesta persona s’ha decantat pel pensament binari: com no li poden donar tot, no vol res. Una decisió més que respectable, d’altra banda.

Tot i que, des del meu punt de vista, si a la vida utilitzéssim sempre el pensament binari, no hi hauria colors, no hi hauria altres sentiments a part de l’amor i l’odi, no hi hauria més sabors que dolç o salat, solament tindríem dos canals de televisió, solament tindríem amics o enemics.

El pensament binari és una excel·lent solució a problemes concrets, però també és una forma de viure que ens pot abocar a l’extremisme i a deixar de degustar milers de delicioses i intermèdies coses que ens regala la vida.

Excepte l’horrible vi rosat, que és la solució al debat de “vi negre o vi blanc?”. Una solució que no complau a ningú.


(Traducción al castellano) El otro día, hablando con una persona, me confesó que había decidido dejar de tener sexo con otras personas porque eso la hacía sentirse vacía. Imagino que hablaba de esa confortable sensación de sentirse querida, o arropada, o simplemente protegida. Me confesó que ya no le gustaba usar a los otros como mero instrumento de placer porque para eso ya se tenía a sí misma y podía proporcionarse todo el sexo que quisiese sin necesidad de un partenaire que la defraude.

La eterna paradoja del sexo sin amor.

Personalmente entiendo lo que le sucede a esa persona como un desencuentro y los desencuentros nacen de las falsas expectativas. Buscamos en los demás algo que, con toda seguridad, no pueden darnos. Y cuando nuestras expectativas son dinamitadas, en vez de reinventarnos, descartamos esa fruta por demasiado (o demasiado poco) madura.

¿Nos conformamos con lo poco que tenemos o descartamos ese poco y nos instalamos en el pensamiento binario del “todo o nada”?

Por lo visto, esa persona se ha decantado por el pensamiento binario: como no le pueden dar todo, no quiere nada. Una decisión más que respetable, por otro lado.

Aunque, desde mi punto de vista, si en la vida utilizásemos siempre el pensamiento binario no habría colores, no habría otros sentimientos aparte del amor y el odio, no habría más sabores que dulce o salado, solo tendríamos dos canales de televisión, solo tendríamos amigos o enemigos.

El pensamiento binario es una excelente solución a problemas concretos, pero es una forma de vivir que nos puede abocar al extremismo y a dejar de degustar las miles de deliciosas e intermedias cosas que nos regala la vida.

Excepto el horrible vino rosado, que es la solución al debate de “¿vino tinto o vino blanco?”. Una solución que no complace a nadie.

 

La nadadora (relato breve)

piscina

Cada vez que entro en la piscina soy incapaz de reconocer a nadie, ni tan siquiera podría reconocer mi verdugo, aunque estuviese apuntándome directamente con su arma. Las gafas graduadas, tras las que me escondo del mundo, están ahora en la taquilla y han sido sustituidas por unas ridículas gafitas de natación que apenas permiten vislumbrar algunas sombras. Por suerte, conozco el camino. Aunque cuando entro en la piscina, lo que entiendo como ese desenfocado mundo desaparece ante mis ojos, sustituido por una total distorsión. El agua tampoco ayuda, además. Podría estar nadando junto a un perro que lucha por no morir ahogado y yo continuaría con mis brazadas, imaginando que es otro nadador más, con un estilo de natación descoordinado quizás. Podría acabarse el mundo, desplomándose apocalípticamente el techo sobre mi cabeza y yo continuaría nadando, a no ser que un cascote me golpease en la cabeza. Dentro del agua no veo nada y nada es lo que escucho, con esos tapones encajados en mis oídos escondidos bajo el incómodo gorrito de natación.

Cuando nado, el mundo desaparece, por eso me gusta nadar.

Habitualmente, me cruzo con algunas personas en el vestuario, ocasionalmente les saludo con un movimiento de cabeza. No me gusta hablar con desconocidos, prefiero que continúen en cualquier territorio lejano a mi vida. No obstante, cuando entro en el agua, la misma voz femenina me saluda siempre. Ella dice “Hola” y yo contesto “Hola”. No sé quién es, desconozco su edad y, aunque pudiese ver su rostro, ella lleva también un gorro y unas gafas que distorsionan cualquier rastro de belleza. Lo único que puedo adivinar es que lleva un bañador verde y tiene una bonita figura. Aunque, ¿qué puedo saber yo? Ella solamente vive en mi agradable mundo de silenciosa distorsión, un mundo acuático donde los problemas se olvidan, donde la gente no te molesta con incomodas preguntas, donde el desamor no existe.

No voy a nadar porque deba, tampoco acudo para que la mujer de bañador verde me salude. Nado porque en el agua, casi ciego y casi sordo, sin gravedad ni ropa que aprieta mi cuerpo, soy feliz. Nado porque vuelvo a lo que imagino es ese vientre materno de donde nunca debí salir.

Y entonces, un día, la mujer se acerca a nadando hasta mí y me pregunta cómo me llamo. Rompiendo mi silenciosa fantasía en mil pedazos. Le digo mi nombre y ella me dice el suyo. Después comienza a nadar y yo la sigo, aunque pronto olvido su nombre.

Al salir de la piscina, acostumbro a detenerme en un bar donde compro una botella de agua. Estar todo el mañana sumergido en agua me provoca sed. Menuda contradicción. A esa hora suelen estar las mismas personas consumiendo siempre lo mismo. La rutina de los aburridos: un tipo gordo con la camisa fuera del pantalón que bebe una cerveza, una anciana encorvada sobre un café y una mujer bebiendo un refresco. Nunca hablo con ellos. ¿Para qué? Aunque hoy me fijo en la mujer. Es hermosa, con una belleza peculiar imposible de olvidar, con ese flequillo que le tapa casi media cara, que le otorga una personalidad arrolladora. ¿Por qué no me he dado cuenta antes?

Ella me mira, tampoco me había mirado antes, o al menos en mi mundo yo nunca reparé en ello.

¿Cómo te llamas?“, pregunto.

Y entonces la mujer, sin dejar de sonreír, me dice su nombre. El mismo de la mujer del bañador verde.

Es ella, me digo devolviéndole la sonrisa, forzándome a salir de mi universo.

Poeta

cf5e5b0aa0e557cb7d1e3af8f08f2a73

Ahir va succeir que un vent quasi salvatge mortificava sense excepcions als habitants de la ciutat, carregant d’un costat a un altre amb qualsevol objecte que no estigués ancorat amb fermesa al planeta. Fins i tot arrencat il·lusions i somnis. Fins i tot portant records i emocions passades. De sobte, el vent em va portar records de persones que havien passat per la meva vida (o jo per la d’elles). Persones, gairebé totes, magnifiques. I aquest molest vent em va fer adonar-me que, amb tota seguretat, no vaig estar a l’alçada d’elles.

Però aquesta no va ser la causa del fracàs que és que ja no estiguin en la meva vida. Perquè, reconeguem-ho, si algú magnífic ja no és a la teva vida, això és un fracàs. Podríem dir que és llei de vida, però aquesta deteriorada frase seria només un bàlsam perquè faci menys mal.

Hauria de fer un esforç per recuperar a aquestes persones? Pot ser no, tot error mereix tant la seva inevitable moralitat, així com el corresponent càstig. La vida et dóna una, dues i fins i tot tres oportunitats i si les malgastes totes llavors, com la submisa més maldestra i desganada, mereixes el pitjor dels càstigs per part d’aquest amo que és tanmateix la vida. I és que, com diuen, “la lletra amb la sang entra” una nova i gastada frase d’autoajuda de tercera divisió que amaga una gran veritat.

Però aquest mateix vent ha portat a una d’aquestes persones del passat. Una persona magnifica per la qual qualsevol perdria el cap. Jo vaig estar a punt de perdre-la. No va funcionar perquè tots dos estàvem lligats a una realitat que ens separava, una realitat construïda amb aquest cabàs ple d’obvietats (i records) que ens impedeixen adonar-nos d’allo que realment veiem. Una realitat que distorsionava una realitat que mai va arribar a succeir. Érem dos televisors sense sintonitzar, crec.

Aquesta persona del passat que el salvatge vent de la ciutat ha portat, em va proposar quedar per prendre alguna cosa. Per descomptat que quedaré amb ella en unes setmanes, quan pugui (ara m’és físicament impossible, no per falta de ganes). I quedaré amb ella no per intentar recuperar gens, sinó que quedaré perquè a les persones magnífiques no cal perdre-les mai. Tot i que la frustració encega totes i cadascuna de les nostres raons.

Quedaré amb ella per construir la realitat d’allò que és, no d’allò que m’agradaria que fos. Quelcom que sembla senzill però que sempre oblidem i ens entestem fins al fracàs que el vent, de vegades, ens retorna a la memòria mes fràgil.


ksufiacf

(Traducción al castellano) Ayer sucedió que un viento quasi salvaje azotaba sin excepciones a los habitantes de la ciudad, cargando de un lado a otro con cualquier objeto que no estuviera anclado con firmeza al planeta. Incluso arrancado ilusiones y sueños. Incluso trayendo recuerdos y emociones pasadas. De repente, el viento me trajo recuerdos de personas que habían pasado por mi vida (o yo por la de ellas). Personas, casi todas, magnificas. Y ese molesto viento me hizo darme cuenta de que, con toda seguridad, nunca estuve a la altura de ellas.

Pero esa no fue la causa de ese fracaso que es que ya no estén en mi vida. Porque, reconozcámoslo, si alguien magnifico ya no está en tu vida, eso es un fracaso. Podríamos decir que es ley de vida, pero esta manida frase sería tan solo un bálsamo para que duela menos.

¿Debería hacer un esfuerzo por recuperar a esas personas? Puede que no, todo error merece tanto su inevitable moraleja, así como el correspondiente castigo. La vida te da una, dos e incluso tres oportunidades y si las desperdicias todas entonces, como la sumisa más torpe y desganada, mereces el peor de los castigos por parte de ese amo que es la vida misma. Y es que, como dicen, “la letra con sangre entra” una nueva y manida frase de autoayuda de tercera división que esconde una gran verdad.

Pero ese mismo viento ha traído a una de esas personas del pasado. Una persona magnifica por la que cualquiera perdería la cabeza. Yo estuve a punto de perderla. No funcionó porque ambos estábamos atados a una realidad que nos separaba, una realidad construida con ese capazo lleno de obviedades (y recuerdos) que nos impiden darnos cuenta de lo que realmente vemos. Una realidad que distorsionaba una realidad que nunca llegó a suceder. Éramos dos televisores sin sintonizar, creo.

Esa persona del pasado que el salvaje viento de la ciudad ha traído, me propuso quedar para tomar algo. Por supuesto que quedaré con ella en unas semanas, en cuanto pueda (ahora me es físicamente imposible, no por falta de ganas). Y quedaré con ella no para intentar recuperar nada, sino que quedaré porque a las personas magnificas no hay que perderlas nunca. Aunque la frustración ciegue todas y cada una de nuestras razones.

Quedaré con ella para construir la realidad de lo que es, no de lo que me gustaría que fuese. Algo que parece sencillo pero que siempre olvidamos y nos empuja hasta ese fracaso que el viento, a veces, nos devuelve a la memoria más frágil.