BDMS i art -2- (BDSM y arte -2-)

sexmuseum-678x381

Recordo la primera vegada que vaig entrar al SexMuseum d’Amsterdam, el fet que més em va sorprendre era que el sexe (o el porno) no eren només les revistes o pel·lícules que jo havia conegut fins a aquell moment. Era jove i no existia internet així que parlo de revistes amagades sota el matalàs del llit o pel·lícules porno en VHS. Ara tinc una edat, però recordo que aquell museu mostrava el sexe com alguna cosa normal, fins i tot les filies més amagades, integrant-ho en la cultura popular i despullant-ho de tota culpabilitat. El sexe era art i hi havia un apartat dedicat al BDSM que també era art.

curiosity-spanking

En aquesta nova entrega del BDSM com a art (o l’art dins del BDSM) voldria plantejar si el BDSM (com el sexe) podria sortir de la foscor i el silenci per acabar convertint-se en art a un museu.

Per què no? Coses pitjors hem vist…


(Traducción al castellano) Recuerdo la primera vez que entré en el SexMuseum de Amsterdam, lo que más me sorprendió es que el sexo (o el porno) no eran solo las revistas o películas que yo había conocido. Era joven y no existía internet así que hablo de revistas escondidas bajo el colchón de la cama o películas porno en VHS. Ahora tengo una edad, pero aún recuerdo que el sexo, en aquel museo, mostraba el sexo como algo normal, incluso las filias más escondidas, integrándolo en la cultura popular y despojándolo de toda culpabilidad. El sexo era arte y había un apartado dedicado al BDSM que también era arte.

Captura

En esta nueva entrega del BDSM como arte (o el arte dentro del BDSM) quisiera plantear si el BDSM (como el sexo) podría salir de la oscuridad y el silencio para acabar convirtiéndose en arte.

Captura

¿Por qué no? Cosas peores hemos visto en un museo…

Anuncis

BDMS i art -1- (BDSM y arte -1-)

“Art i BDSM?”, torno a repetir la pregunta que acaba de fer-me, mentre ella m’observa per sobre de les seves ulleres (que són iguals a les meves), sempre somrient. “Per què no?”, respon ella. Que gran veritat: quan plantegem un “per què?” Sempre hi ha una resposta, a l’altra banda del mirall, que és “per què no?”. Art i BDSM? Per què no? Al cap i a la fi, una sessió de BDSM pot acabar sent més artística que funcional. Fins i tot allò dur i allò brut amaguen art, si uns saben exposar-lo… i d’altres saben veure-ho. Una submisa envoltada de cordes és art Shibari, una masmorra decorada i els seus integrants vestits per a l’ocasió, poden ser l’escenari d’una intrigant fotografia. Un relat sobre BDSM, aquests dibuixos japonesos sobre pràctiques BDSM, una pel·lícula, un microconte, un bloc. Tot és art associat al BDSM o, més ben dit, BDSM dins de l’art. “Per què no?” Contesto amb la pregunta, novament. La submisa continua agenollada als meus peus, mirant-me per sobre d’aquestes ulleres que són iguals a les meves. Acaricio els seus cabells, sense deixar d’observar els seus ulls. Nua, davant meu, agenollada, maravellosament oferta i disposada a servir-me. “I tu em preguntes que és art? Art ets tu”, dic transformant-me de sobte en un poeta amb una fusta a la mà. Els seus ulls no són blaus, com en els famosos versos, tot i que segueix sent art. Perquè l’art, està als ulls de qui mira, tot i que no són blaus, tot i que estan amagats rere unes ulleres iguals a les meves.


(Traducción al castellano) “¿Arte y BDSM?”, repito la pregunta que acaba de hacerme, mientras ella me observa por encima de sus gafas (que son iguales a las mías), siempre sonriendo. “¿Por qué no?”, responde ella. Que gran verdad: cuando planteamos un “¿por qué?” siempre hay una respuesta, al otro lado del espejo que es “¿por qué no?”. ¿Arte y BDSM? ¿Por qué no? Al fin y al cabo, una sesión de BDSM puede acabar siendo más artística que funcional. Incluso lo duro y lo sucio esconden arte, si unos saben exponerlo y los otros saben verlo. Una sumisa rodeada de cuerdas es puro arte Shibari, una mazmorra decorada y sus integrantes vestidos para la ocasión, puede ser el escenario de una intrigante fotografía. Un relato sobre BDSM, esos deliciosos dibujos japoneses sobre prácticas BDSM, una película, un microcuento, un blog. Todo es arte asociada al BDSM o, mejor dicho, BDSM dentro del arte. “¿Por qué no?” contesto con la pregunta. La sumisa sigue arrodillada a mis pies, mirándome por encima de esas gafas que son iguales a las mías. Acaricio sus cabellos, sin dejar de observar sus ojos. Desnuda, frente a mí. Me separo o y la observo. Desnuda y arrodillada, hermosamente ofrecida y dispuesta a servirme. “¿Y tú me preguntas que es arte? Arte eres tú”, digo transformándome de repente el poeta con una fusta en la mano. Sus ojos no son azules, como en el famoso verso, aunque sigue siendo arte. Porque el arte, la mayoría de las veces está en los ojos de quien mira, aunque no sean azules, aunque estén escondidos tras unas gafas iguales a las mías.

El propòsit de quasi tot (El propósito de casi todo)

Qui som? A on anem? Què té sentit (i que no)? Com ho fem? Totes aquestes preguntes, referides a quant de vital hi ha en nosaltres, no tenen una resposta concreta. I, encara que trobéssim la resposta, pot ser que tampoc serviria, o no per sempre.

Vivim dia a dia sense més propòsit que intentar ser una mica més feliços que el dia anterior.

Fer puénting, enamorar-se, tenir un fill, escriure un llibre, ser completament honest, menjar pizza o practicar BDSM.

Practicar BDSM, si és sa, consensuat i sense angoixes… proporciona la felicitat. Encara que, des del desconeixement, cregueu que és quelcom cosa fosc o denigrant, dolorós o brut.

Tot i que sembla el contrari, el BDSM és lluminós, reforça la nostra personalitat, és agradable i net.


¿Quiénes somos? ¿A dónde vamos? ¿Qué tiene sentido (y que no)? ¿Cómo lo hacemos? Todas estas preguntas, referidas a cuanto de vital hay en nosotros, no tienen una respuesta concreta. Y, aunque encontrásemos la respuesta, puede que tampoco sirviese, al menos no para siempre.

Vivimos día a día sin más propósito que intentar ser un poco más felices que el día anterior.

Hacer puénting, enamorarse, tener un hijo, escribir un libro, ser completamente honesto, comer pizza o practicar BDSM.

Practicar BDSM, si es algo sano, consensuado y sin agobios… proporciona la felicidad. Aunque, desde el desconocimiento, creáis que es algo oscuro o denigrante, doloroso o sucio.

Porque, aunque parezca lo contrario, el BDSM es luminoso, refuerza nuestra personalidad, es placentero y limpio.

firma john deybe

Tragèdia i comèdia (Tragedia y comedia)

crimes_and_misdemeanors2

El BDSM té molta tragèdia, tot i que també hi ha comèdia. El conflicte sorgeix quan algú interpreta la tragèdia i l’altra persona està contemplant el mateix fet des de l’òptica de la comèdia. Que dos éssers humans estiguin a la mateixa longitud d’ona és tan complex com enfilar una agulla amb guants de boxa.

Per dir-ho d’una altra manera, al BDSM quan un està instal·lat en la trivialitat l’altre pot estar apuntant-se a la gravetat del fet. Maneres diferents de veure un mateix fet. Aquesta diferència és la que crea els conflictes que ens allunyen, confonent els rols amb les persones. Als rols, tots dos jugadors estan ficats en els seus papers de dominant i dominat. Però fora d’aquests rols, una persona pot navegar en la trivialitat mentre l’altra estar ancorada a la gravetat.

Woody Allen, en el guió de la seva pel·lícula “Delitos y faltas” va posar en boca de l’actor Alan Alda la millor definició de comèdia que he escoltat: “Comèdia és tragèdia més temps”. Aquí radica el secret per evitar el conflicte: el necessari pas del temps.

El temps és el que converteix la inesperada tragèdia en quelcom trivial, en pura comèdia. Allò que avui ens separa potser d’aquí a uns mesos ho veurem com a pura anècdota, fins i tot comèdia. Perquè la tragèdia, amb el pas temps, es dilueix a l’aire.

Recordeu-ho sempre que tingueu un conflicte en el BDSM, respireu profund, parleu-ho tot el que sigui necessari, però després, deixeu passeu un temps. La comèdia començarà a apropiar-se de la tragèdia i riureu junts d’allò que us separava.


(Traducción al castellano) El BDSM tiene mucho de tragedia, aunque también de comedia. El conflicto surge cuando alguien interpreta la tragedia cuando la otra persona está contemplando lo mismo desde la óptica de la comedia. Que dos seres humanos estén en la misma longitud de onda es tan complejo como enhebrar una aguja con guantes de boxeo.

Por decirlo de otra manera, en el BDSM cuando uno está instalado en la trivialidad el otro puede estar asomándose a la gravedad. Maneras diferentes de ver un mismo hecho. Esta diferencia es la que crea los conflictos que nos alejan, confundiendo los roles con las personas. En los roles, ambos jugadores están metidos en sus papeles de dominante y dominado. Pero fuera de esos roles, una persona puede navegar en la trivialidad mientras la otra estar en la gravedad.

Woody Allen, en el guion de su película “Delitos y faltas” puso en boca del actor Alan Alda la mejor definición de comedia que he escuchado: “Comedia es tragedia más tiempo”. Ahí radica el secreto para evitar el conflicto: el necesario paso del tiempo.

El tiempo es lo que convierte la inesperada tragedia en algo trivial, en pura comedia. Lo que hoy nos separa quizás dentro de unos meses lo veremos como pura anécdota, incluso comedia. Porque la tragedia, con el paso tiempo, se diluye en el aire.

Recordadlo siempre que tengáis un conflicto en el BDSM, respirad hondo, habladlo todo lo que sea necesario, pero después, dejad pasad un tiempo. La comedia comenzará a apropiarse de la tragedia y os reiréis juntos de aquello que os separaba.

Voyeur (relato breve)

4063833
“NYC 1982” del fotógrafo Miron Zownir

No nos conocemos. O, mejor debería haber dicho que nunca nos hemos visto en persona. Hemos hablado si, varias veces y, pese a algunas diferencias, hemos entendido que buscamos lo mismo. Llego a la puerta de tu piso, ya me estás esperando, nerviosa. Hemos dicho que nada diríamos así que me coges de la mano simplemente y con la guía de ese breve pedazo de piel húmeda y caliente, me conduces hasta una habitación, es tu dormitorio. Hay una silla frente a la cama, tal y como habíamos acordado también. La estancia está en penumbra, temblorosamente iluminada por media docena de velas, colocadas estratégicamente, supongo. Me quito el abrigo y tomo asiento. Tu te diriges a la cama, vestida con un bonito traje azul que imagino has escogido después de muchos otros. Te das la vuelta y comienzas a quitártelo. No digo nada, solo me esfuerzo para que, ni tan siquiera, adviertas esa ansiedad que hace que mis manos tiemblen involuntariamente. Estas completamente desnuda y comienzas a girar sobre ti misma, comenzando un extraño baile, acercándote y alejándote de mí, mostrándome cada rincón de tu cuerpo, cada pliegue de tu piel, cada olor. Solo eso porque no puedo tocarte, no quieres que te toque. Eso es lo que hemos acordado. Entonces te tumbas en la cama y abres las piernas, mostrándome tu sexo maravillosamente húmedo. Levantas un momento la cabeza y sonríes, luego vuelves a bajarla y comienzas a masturbarte. Yo te observo mientras mi pene lucha contra la tela que le impide salir de su prisión e ir a tu encuentro. No debo tocarme, solo mirarte. Observar como gimes y te revuelves, como tus dedos rodean tu sexo, frotan tu clítoris y finalmente se introducen en tu interior: uno, dos, tres. Quiero entrar en ese sexo, quiero sumergirme en ti, quiero lamer la sal de tu piel y perderme entre tus pechos. Pero no debo así que sigo observándote como luchas por conseguir tu orgasmo mientras yo hago lo mismo pero lo contrario. Tu te expandes, yo me contraigo. Al final, un enérgico grito invade toda la casa. Levantas la cabeza y me miras, estás sudorosa, sonriendo. Yo también sonrío, me levanto de mi silla y abandono tu casa. Ese era el acuerdo. ¿Volveré otro día? Quien sabe, aunque la posibilidad de que no se repita tampoco va a anular los sentimientos que se han apoderado de mi cuerpo y de mi mente. Camino lentamente hasta mi moto, aunque, en el último momento, me doy la vuelta y observo el edificio, intentado imaginar cual será la ventana de tu habitación, queriendo imaginar que eres tu quien me observa ahora.

A on tenir la meva primera sessió? (¿Dónde tener mi primera sesión?)

Captura

A on? És una pregunta que es fa molta gent, sobretot quan comencen en aquest món que és el BDSM. I és que no hi ha una resposta correcta. Pot succeir a casa de la persona dominant o a casa de persona dominada, pot succeir en una masmorra, en un hotel o fins i tot en un parc públic. Quin lloc és el més adequat? Com sempre, depèn de nosaltres com a individus, no com a fet grupal. La meva recomanació és que és tingueu la primera sessió a casa de qui tingui menor experiència (o de la persona dominada) senzillament perquè aquest lloc li proporcionarà una sensació de confort. El respecte és estimulant, la por és paralitzant. També hi ha persones que no volen tenir una primera sessió a la seva casa perquè estan tocant tot allò que de quotidià hi ha a les seves vides i prefereixen separar el rol de la persona. Un hotel és massa impersonal i un parc públic té tots els inconvenients imaginables (tret que siguis un exhibicionista). A on tenir la nostra primera sessió? Com en tot: diàleg i consens. No hi ha una resposta correcta que serveixi a tots per igual.


(Traducción al castellano) ¿Dónde? Es una pregunta que se hacen muchos, sobre todo cuando comienzan en este mundo que es el BDSM. Y no hay respuesta correcta. Puede ser en casa de la persona dominante o en casa de persona dominada, puede suceder en una mazmorra, en un hotel o incluso en un parque público. ¿Cuál es el más adecuado? Como siempre, depende de nosotros como individuos, no como hermandad. Mi recomendación es que se tenga la primera sesión en casa de quien tenga menor experiencia (o de la persona dominada) simplemente porque ese lugar le proporcionará una mayor sensación de confort. El respeto es estimulante, el miedo es paralizante. También hay personas que no quieren tener una primera sesión en su casa porque están tocando todo cuanto de cotidiano hay en sus vidas y prefieren separar el rol de la persona. Un hotel es demasiado impersonal y un parque público tiene todos los inconvenientes imaginables (a no ser que seas un exhibicionista). ¿Dónde tener nuestra primera sesión? Como en todo: diálogo y consenso. No hay una respuesta correcta que sirva a todos por igual.

Veus (Voces)

Hi ha persones a qui els atreu el físic, a d’altres els atreu una olor, potser és una mirada, o se senten atretes per com es mou algú, per com fuma.

Jo sóc persona de veus. Les veus són allò primer que m’atreu. Fet, d’altra banda, totalment injust doncs la nostra veu és de la cosa menys emmotllable de tot allò que disposem. Podem vestir-nos, pentinar-nos, perfumar-nos, canviar la nostra mirada, el nostre cotxe, les nostres ulleres. Però mai podrem canviar la nostra veu. O agrada o no agrada. Perquè, tot i que la modulem, sempre acabem tenint la veu que tenim, no la que voldríem.

La veu, al BDSM, és un element primordial, sobretot quan privem a la persona dominada del sentit de la vista. La veu, al BDSM, la utilitzem per marcar el ritme, expressar una protesta o tranquil·litzar a una ànima torturada, per aconsellar i/o ordenar. Els dominants poden utilitzar la seva veu com un instrument més. Un crit pot fe més mal que un assot. Una paraula amable, dita de manera amable, pot reconfortar més que un petó o una carícia.

La veu, això tan important i al que tan poc parem atenció.


(Traducción al castellano) Hay personas quienes les atrae el físico, a otras les atrae un olor, quizás sea una mirada, o se sienten atraídas por cómo se mueve alguien, por como fuma.

Yo soy persona de voces. Las voces son lo primero que me atrae. Algo, por otro lado, totalmente injusto pues nuestra voz es de lo menos moldeable de cuanto tenemos. Podemos vestirnos, peinarnos, perfumarnos, cambiar nuestra mirada, nuestro coche, nuestras gafas. Pero nunca podremos cambiar nuestro tono de voz. O gusta o no gusta. Porque, aunque lo modulemos, siempre acabamos teniendo la voz que tenemos, no la que querríamos.

La voz, en el BDSM, es un elemento primordial, sobre todo cuando privamos a la persona dominada del sentido de la vista. La voz, en el BDSM, la utilizamos para marcar el ritmo, expresar una protesta o tranquilizar a un alma torturada, para aconsejar y/o ordenar. Los dominantes pueden utilizar su voz como un instrumento más. Un grito puede doler más que un azote. Una palabra amable, dicha de modo amable, puede reconfortar más que un beso o una caricia.

La voz, eso tan importante y a lo que tan poco prestamos atención.