L’amo, el senyor llop, el taxista… (El amo, el señor lobo, el taxista…)

escena

El xòfer, vell i cansat, observa al mirall retrovisor a la jove que està asseguda a la part posterior. És bella, de trets afilats i pell blanquina, prima, amb el pèl llarg i vestida de negre. Jo sóc aquest taxista, clar i ella és la dona que podria haver estat la meva millor submisa, tot i que no vaig saber ser el seu amo, tampoc era el moment. La meva equivocació va ser donar-li el que vaig creure que necessitava com a persona, deixant en segon terme la seva educació com a submisa. Sóc aquest xòfer vell i cansat a qui li falla la memòria i porta a la seva clienta al lloc on ell creu que ha d’anar, no al lloc on ella li ha dit que vol anar.

Creo fermament que el recorregut d’aquesta dona com a submisa és molt, malgrat la seva arrogant joventut i la negació de l’espai on la vida l’havia encaixat. Creo fermament que com a submisa podria haver estat la millor que he conegut, solament havia d’haver-me distanciat d’aquesta arrogància i d’aquest espai i haver sabut construir un nou espai per a ella, no al que jo creia que havia de ser. Hauria d’haver-la portat a la seva destinació, ser dolent, ser amo.

Una pena perquè no hi ha un dia que aquest senyor llop no deixi de pensar en aquest àngel caigut.


«Sí, sí sí, eso era. La juventud tiene que pasar ah sí. Pero en cierto modo ser joven es como ser un animal. No, no es en tanto ser un animal sino uno de esos muñecos malencos (pequeños) que venden en las calles, pequeños chelovecos (individuos) de hojalata con un resorte dentro y una llave para darles cuerda grr grr grr y ellos itean (caminan) como si caminaran, oh hermanos míos. Pero itean (caminan) en línea recta y tropiezan contra las bolsas, bang bang, y no pueden evitar hacer lo que hacen. Ser joven es como una de esas malencas (pequeñas) máquinas».

“La naranja mecánica” (Anthony Burguess, 1962)


(Traducción al castellano) El chofer, viejo y cansado, observa en el espejo retrovisor a la joven que está sentada en la parte trasera. Es hermosa, de rasgos afilados y piel blanquecina, delgada, con el pelo largo y vestida de negro. Yo soy ese taxista, claro y ella es la mujer que podría haber sido mi mejor sumisa, aunque no supe ser su amo, tampoco era el momento. Mi equivocación fue darle lo que creí que necesitaba como persona, dejando en segundo término su educación como sumisa. Soy ese chofer viejo y cansado al que le falla la memoria y lleva a su clienta al lugar donde cree que debe ir, no al lugar donde ella le ha dicho que quiere ir.

Creo firmemente que el recorrido de esta mujer como sumisa es mucho, a pesar de su arrogante juventud y la negación del espacio donde la vida la había encajado. Creo firmemente que como sumisa podría haber sido la mejor que he conocido, solo debía haberme distanciado de esa arrogancia y de ese espacio y haber sabido construir un nuevo espacio acorde a ella, no a lo que yo creía que debía ser. Debería haberla llevado a su destino, ser malo, ser amo.

Una pena porque no hay un día que esté señor lobo no deje de pensar en ese ángel caído.

 

Anuncis

Gent boja

desktop-1455312081

“Quan un boig sembla del tot sensat, és el moment de posar-li la camisa de força”.

“Cuando un loco parece completamente sensato, es ya el momento de ponerle la camisa de fuerza.”

Edgar Allan Poe (1809-1849)