Vintage BDSM

Anuncis

Creativitat (Creatividad)

f463966220998e5fcb72585e4b1965a5

Qualsevol procés creatiu es basa en la construcció d’una idea al voltant de la qual afegim capes i més capes de colors, vernissos o textures. Al final, la idea segueix estant allà, només que dissimulada.

Al BDSM succeeix la mateixa cosa: la construcció d’una submisa es basa en la tasca de l’amo a afegir una capa rere una altra fins que, en acabar, la submisa creu que està obeint cegament els desitjos del seu amo, tot i que, si traiem tots aquests colors, vernissos o textures descobrirem que, en realitat, ella únicament obeeix als seus propis desitjos.

És tasca de l’amo construir tot aquest escenari a on ella creu que el blanc és negre quan el negre és blanc.

Construir és apassionant, a pesar que alguns no estiguin preparats o s’obstinin a destruir.


(Traducción al castellano) Cualquier proceso creativo se basa en la construcción de una idea alrededor de la cual añadimos capas y más capas de colores, barnices o texturas. Al final, la idea sigue estando ahí solo que disimulada.

En el BDSM sucede lo mismo, la construcción de una sumisa se basa en la tarea del amo en añadir una capa tras otra hasta que, al acabar, la sumisa cree que está obedeciendo ciegamente los deseos de su amo, aunque, si quitamos todos esos colores, barnices o texturas descubriremos que, en realidad, ella únicamente obedece a sus propios deseos.

Es tarea del amo construir todo ese escenario donde ella crea que el blanco es negro cuando el negro es blanco.

Construir es apasionante, a pesar de que algunos no estén preparados o se empeñen en destruir.

La decisión (relato breve)

Captura

Estuvieron conversando cerca de treinta minutos. Ella preguntaba, quizá perdiendo la timidez a cada palabra, mordiéndose la lengua de pura vergüenza. Mientras tanto, él se esforzaba por contestar de la manera más decente y humilde. No porque creyese que ella no pudiese entenderle sino porque no quería llenar su cabeza de nociones ni percepciones. Mejor eso que estar una hora acercándose y alejándose de esa afirmación para acabar en la misma meta.

Hubo un momento en que ella parecía no tener más preguntas, ahora se limitaba a jugar con una copa de cerveza, que había rodeado con un trozo de servilleta de papel para saber que era la suya, mientras observaba al hombre, como intentando comprender si aquello estaba o no estaba bien. O, mejor dicho, si aquello era lo que realmente ella deseaba. ¿Quería someterse a los designios de aquel desconocido? ¿Aunque fuesen los suyos propios? Puede que sí, en realidad lo deseaba con todas sus fuerzas. Aunque, al instante siguiente, la malsana lógica la empujaba hasta ese fangoso terreno que es el miedo y las dudas.

Finalmente, el hombre le preguntó que quería hacer.

La mujer se encogió de hombros mientras daba un nuevo trago a su cerveza. Solo sabía que necesitaba descubrir ese lugar que la alejase de la cotidianidad. Siempre lo había deseado, en verdad. Deseaba experimentar dolor y que ese mismo dolor la transportase hasta el paraíso del más desconocido de los placeres. Deseaba ir, pero también deseaba marcharse.

El hombre volvió a preguntar.

Y, entonces, ella contestó.

La informació somatosensorial (La información somatosensorial)

Captura

Habitualment, el dolor és quelcom que, com concepte, ens espanta. Associem dolor a negativitat: em fa mal un queixal, em fa mal el cap, m’he colpejat contra un moble i em fa mal el genoll, em fan mal els ovaris quan tinc la regla… rares vegades el dolor és contemplat com quelcom positiu.

Tot i això, hi ha persones que experimenten plaer mitjançant el dolor, no per culpa (o gràcies a) aquest queixal, aquest cop o aquesta menstruació. Res d’això: parlem d’un dolor controlat que els permet experimentar el plaer a través del dolor.

Jo no sóc d’aquesta mena de gent, però m’agrada qui sí que ho és.

Un recent estudi de la Universitat de Dusseldorf va revelar que, en les persones masoquistes, el llindar del dolor és clarament superior que el de la resta de persones. Van arribar a la conclusió que les persones masoquistes tenen una alteració en la modulació del processament de la informació somatosensorial. O tanmateix: on tu sents molt dolor (i res més que dolor), ells senten menys dolor que tu, però és que, a més, senten plaer real.

Com iniciar-se al món del dolor? És senzill: comenceu primer experimentant amb vosaltres mateixos (sense ningú més), exploreu el vostre llindar de dolor, que és allò que més us agrada, a on i com. És fàcil infligir-se dolor a un mateix. Després, tingueu sessions amb dominants on hagis verbalitzat i pactat clarament aquest dolor que busqueu, com i fins a on. Primer féu que el dominant sigui un observador, després un actor. La confiança és fàcil d’aconseguir si és allò que realment desitgem. Només cal tenir paciència. Sé que espanta la premissa que algú et faci mal per sentir plaure, sobretot perquè, des de la subjectivitat, t’imagines indefens, en un escenari a on l’altra persona podria fer-te dany (i no associat al plaer). Si sou o voleu ser masoquistes, haureu de confiar, haureu de ser valents i, sobretot, haureu de separar la cosa real d’allò que és un rol.

El sistema somatosensorial comprèn un complex organisme consistent en centres de recepció i procés, la funció del qual és produir modalitats d’estímul tals com el tacte, la temperatura, la propiocepció (posició del cos) i la nocicepció (dolor). Els receptors sensorials actuen a la pell, l’epiteli, el múscul esquelètic, els ossos i articulacions, òrgans interns i el sistema cardiovascular.


(Traducción al castellano) Habitualmente, el dolor es algo que, como concepto, nos asusta. Asociamos dolor a negatividad: me duele una muela, me duele la cabeza, me he golpeado contra un mueble y me duele la rodilla, me duelen los ovarios cuando sufro la regla… raras veces el dolor es contemplado como algo positivo.

No obstante, hay personas que experimentan placer a través del dolor, no por culpa (o gracias a) esa muela, ese golpe o esa menstruación. Nada de eso: hablamos de un dolor controlado que les permite experimentar el placer a través del dolor.

Yo no soy de esos, pero me gusta la gente que si que lo es.

Un reciente estudio de la Universidad de Dusseldorf reveló que, en las personas masoquistas, el umbral del dolor es claramente superior que el del resto de personas. Llegaron a la conclusión que las personas masoquistas tienen una alteración en la modulación del procesamiento de la información somatosensorial. O lo que es lo mismo: donde tu sientes mucho dolor (y nada más que dolor), ellos sienten menos dolor que tú, pero es que, además, sienten placer real.

¿Cómo iniciarse en el mundo del dolor? Es sencillo: comenzad primero experimentando con vosotros mismos (sin nadie más), explorad vuestro umbral de dolor, que es lo que más os gusta, donde y como. Es fácil infringirse dolor a uno mismo. Después, tened sesiones con dominantes donde hayas verbalizado y pactado claramente ese dolor que buscáis, como y hasta donde. Primero haced que el dominante sea un observador, después un actor. La confianza es fácil de conseguir si es algo que realmente deseamos. Solo hay que tener paciencia. Se que asusta la premisa de que alguien te haga daño para sentir placer, sobre todo porque, desde la subjetividad, te imaginas indefenso, en un escenario donde la otra persona podría hacerte realmente daño (no asociado al placer). Si sois o queréis ser masoquistas, deberéis confiar, deberéis ser valientes y, sobre todo, deberéis separar completamente lo real del rol que vais a adoptar.

El sistema somatosensorial comprende un complejo organismo consistente en centros de recepción y proceso, cuya función es producir modalidades de estímulo tales como el tacto, la temperatura, la propiocepción (posición del cuerpo) y la nocicepción (dolor). Los receptores sensoriales actúan en la piel, el epitelio, el músculo esquelético, los huesos y articulaciones, órganos internos y el sistema cardiovascular.

Descompressió (Descompresión)

mujer-buzo-antiguo

Sempre que he practicat BDSM (que és des de sempre), ho he entès com un exercici més divertit que profund. Més lúdic que filosòfic. No contemplo l’excessiva gravetat que hi ha dins tota la parafernàlia BDSM, suposo que a algunes persones els hi pot ajudar, però a mi em fa riure. Un adult amb una màscara de làtex exigint respecte? Un adult amb una màscara de làtex és el fet menys respectuós que puc imaginar ara mateix. Crec que la parafernàlia (i la gravetat) que alguns imposen al BDSM és ridícula fins al punt de fregar l’espantall. Però aquesta és la meva opinió sobre la forma (no sobre el fons). D’acord, el BDSM té unes normes (o hauria de tenir-les) que planegen entre la professionalitat i el respecte mutu. La resta és confeti i serpentines. Pots fer una festa d’aniversari sense confeti ni serpentines? Per descomptat. I serà igual de divertida.

Crec fermament que el BDSM necessita d’una descompressió, les persones necessiten entendre que és una pràctica divertida i tota una experiència. Però ha de ser divertida per sobre de la resta. Perquè, si no, com succeeix amb els bussos que no fan descompressió, passar del fons de l’oceà a la superfície de cop, pot posar fi a la vostra vida. Potser la solució sigui no vestir-se de bus i intentar arribar a l’avenc més profund.

Tot i això, aquesta és una opinió personal, que cadascun practiqui i contempli el BDSM com desitgi.


(Traducción al castellano) Siempre que he practicado BDSM (que es desde siempre), lo he entendido como un ejercicio más divertido que profundo. Mas lúdico que filosófico. No contemplo la excesiva gravedad que hay en toda la parafernalia BDSM, supongo que a algunas personas les puede ayudar, pero a mí me da risa. ¿Un adulto con una mascara de látex exigiendo respeto? Un adulto con una máscara de látex es lo menos respetuoso que puedo imaginar ahora mismo. Creo que la parafernalia (y la gravedad) que algunos imponen en el BDSM es ridícula hasta el punto de rozar el esperpento. Pero esa es mi opinión sobre la forma (no sobre el fondo). De acuerdo, el BDSM tiene unas normas (o debería tenerlas) que planean entre la profesionalidad y el respeto mutuo. El resto es confeti y serpentinas. ¿Puedes hacer una fiesta de cumpleaños sin confeti ni serpentinas? Por supuesto. Y será igual de divertida.

Creo firmemente que el BDSM necesita de una descompresión, las personas necesitan entender que es una práctica divertida y toda una experiencia. Pero debe ser divertida por encima de todo. Porque, si no, como sucede con los buzos que no hacen descompresión, pasar del fondo del océano a la superficie de golpe, puede acabar con vuestra vida. Quizás la solución sea no vestirse de buzo e intentar llegar a la sima más profunda.

No obstante, esta es una opinión personal, que cada uno practique y contemple el BDSM como desee.

Les lleis de l’atracció (Las leyes de la atracción)

basic-grey-magnets

Hi ha un fet que sempre xausa gran sorpresa, quan les persones, que no han practicat mai BDSM, s’acosten a mi, la cosa primera que diuen és que per ser submises (o submisos) han de sentir una atracció física cap a l’altra persona. És comprensible, però cal pensar-ho millor. La majoria de les persones associen BDSM a sexe (sobretot la gent que mai ho ha practicat), com a conseqüència d’això, associen els paràmetres d’atracció al BDSM com els paràmetres d’atracció sexual (perquè no tenen un altre referent). És com quan una persona li diu a una altra “et prefereixo com a amic”, o allò que és la mateixa cosa “mai em ficaré al llit amb tu ni, tot i que fóssim les darreres dues persones a tot el planeta”. Els nostres paràmetres d’atracció s’escriuen sempre en el pla físic o en el pla mental. Hi ha gent sapiosexual i d’altra gent que es mou pel físic. Què importa? El que cal entendre és que el BDSM és una altra cosa, i les lleis de l’atracció també són diferents, més properes al sapiosexual o, tanmateix, més properes a aquest espai on s’imposa el fons sobre la forma.


(Traducción al castellano) Hay una cosa que siempre me causa una gran sorpresa, cuando las personas, que no saben nada de BDSM, se acercan a mí, lo primero que me dicen es que para ser sumisas (o sumisos) deben sentir una atracción física hacia la otra persona. Es entendible, pero hay que pensarlo mejor. La mayoría de las personas asocian BDSM a sexo (sobre todo la gente que nunca lo ha practicado), como consecuencia de esto, asocian los parámetros de atracción en el BDSM como los parámetros de atracción sexual (porque no tienen otro referente). Es como cuando una persona le dice a otra “te prefiero como amigo”, o lo que es lo mismo “nunca me acostaré contigo ni, aunque fuésemos las últimas dos personas del planeta”. Nuestros parámetros de atracción se escriben siempre en lo físico y lo mental. Hay gente sapiosexual y gente que se mueve por el físico. ¿Qué importa? Lo que hay que entender es que el BDSM es otra cosa, y las leyes de la atracción también son diferentes, mas cercanas a lo sapiosexual o, lo que es lo mismo, más cercanas a ese espacio donde se impone el fondo sobre la forma.